MENÚ
domingo 21 abril 2019
05:29
Actualizado

Stan Lee, el hombre que humanizó a los superhéroes

Stan Lee falleció ayer a los 95 años dejando un legado inabarcable de personajes de cómic tan icónicos como Spider-Man, Hulk y Los 4 Fantásticos, y un universo cinematográfico en expansión.

  • Stan Lee, en junio de 2017 en Beverly Hill, en un tributo que se le rindió
    Stan Lee, en junio de 2017 en Beverly Hill, en un tributo que se le rindió

Tiempo de lectura 4 min.

13 de noviembre de 2018. 08:57h

Comentada
Tomás Pardo .  12/11/2018

Los Vengadores, al igual que buena parte de los personajes Marvel, se han quedado huérfanos al conocerse la noticia de que Stan Lee ha muerto a los 95 años. Lo comunicó la hija del veterano guionista, el cual llevaba entrando y saliendo de hospitales durante los últimos años. Según ha afirmado JC Lee: «Mi padre amaba a todos sus fans. Era el hombre más grande y más decente». A Stan Lee lo contrataron en 1939 como asistente en Timely Comics, que, con el tiempo, sería renombrada como Marvel Comics. Al año se convirtióeditor y se vio inmerso en un mundo que no se tomaba en serio: el de los cómics. Así fue trabajando hasta que, cuando más desencantado estaba con su carrera, le llegó la inspiración en 1961 con «Los 4 Fantásticos». Un año después fue el turno de «Spider-Man», que se convirtió en la cabecera más exitosa de Marvel durante varias décadas. Gracias a su trabajo, Marvel Comics pasó de una pequeña empresa a la gran multinacional que todos conocemos. Sin duda, su trabajo, así como su carisma y creatividad, han influido en ello. Con Stan Lee los superhéroes pasaron de ser dioses a convertirse en personajes «reales», con los mismos problemas que su público lector. Incluso crecían con ellos. Y es que la humanización de los personajes es el mayor legado que nos ha dejado.

Stan Lee, cuyo nombre real era Stanley Martin Lieber, siempre quiso ser un gran escritor. Cuando le ofrecieron escribir cómics utilizó el alias de Stan Lee para «proteger» su nombre real. Lo cierto es que nunca llegó a ser el novelista al que aspiraba, pero en su lugar cambió radicalmente la forma de entender los cómics. Ayudado por grandes colaboradores como Jack Kirby y Steve Ditko, creó un rico universo de ficción con Hulk, Spider-Man, Daredevil, Pantera Negra, Iron Man, Thor, Los Vengadores, Doctor Extraño o Los 4 Fantásticos, entre muchos otros. George R. R. Martin, creador de las novelas de «Juego de Tronos» afirmó que «Stan Lee está al nivel de Walt Disney si se trata de grandes creadores, no solo de un personaje, sino de toda un universo de personajes. En la actualidad creo que probablemente es más grande que Disney».

El otro Stan Lee

Así es, creó innumerables personajes que han pasado a la historia de los cómics. Pero para muchos otros, el mayor personaje que forjó el sonriente guionista fue el propio Stan Lee. Mucho se ha discutido sobre la verdadera autoría de los personajes firmados por él. Lo que habría ocurrido si no se hubiese apoyado en dos genios como Jack Kirby y Steve Ditko. Lo cierto es que, después de trabajar con ellos, su capacidad creadora se vio mermada. Prueba de ello es que para muchos fans actuales, es más conocido por sus innumerables cameos (incluso en otras producciones como «The Big Bang Theory») que por su trabajo.

Los continuos enfrentamientos entre guionista y dibujantes (en las que demasiadas veces eran más guionistas que el propio escritor) hizo que ambos pidieran ser apartados de trabajar con Stan Lee primero y con Marvel después. Y es que Lee siempre se preocupó más de velar por los intereses de la compañía que de los propios autores. Es cierto que gracias a él comenzaron a acreditarse, además de los dibujantes, a los coloristas e incluso rotulistas de los cómics que editaba. Pero también es cierto es que era más empresario que trabajador y eso repercutió en sus relaciones laborales.

La cara amable

De puertas para afuera, era la cara amable, una persona capaz de reírse de sí mismo hasta la saciedad. Con el paso de los años reconoció que no siempre había sido justo con los que le rodeaban. Esto llegó tarde ya que Jack Kirby, que lo calificaba de «ser una peste» en algunas entrevistas, falleció en 1994. Lee asistió al entierro y pudo arreglar las disputas con la viuda (aunque sus herederos siguen manteniendo una disputa legal por los derechos de los personajes de Marvel).

Menos suerte tuvo con el recientemente fallecido Steve Ditko. De carácter huraño, se retiró a un pequeño apartamento, manteniéndose con su paga de veterano y alejado de cualquier relación con los cómics y los medios de comunicación. Los rumores apuntan que el propio Stan Lee le ofreció los originales de «The Amazing Fantasy 15», en cuyas páginas tuvo lugar la primera aparición de Spider-Man. Ditko las rechazó, aunquer estaban valoradas en millones de dólares, y actualmente se guardan en la Biblioteca del Congreso de Estados Unidos.

Menos conocida es su faceta altruista. Lee también ha realizado un gran trabajo de caridad, a través de la Fundación Stan Lee, una organización sin fines de lucro para la alfabetización, la educación y las artes. Desde esta fundación han ayudado a jóvenes sin escolarizar a leer y a descubrir su faceta creativa. Su figura es una de las más importantes de la cultura norteamericana del siglo XX.

El rey del cameo

El hombre que ha dado vida a tantos personajes también ha sido muchos en pantalla. Eso sí, en apariciones fugaces, hasta el punto de autoproclamarse el «rey del cameo» y pedir un Oscar en esta categoría. Stan Lee ha aparecido en 35 series y filmes, casi siempre de Marvel. Lo que está claro, además, es que su vida es carne de celuloide. Por ejemplo, Fox anunció en 2016 que preparaba una especie de «biopic» sobre el dibujante convirtiendolo en héroe de acción.

Últimas noticias