Amor en tiempos de turbulencias

Sergi Belbel presenta «Si no te hubiese conocido» en el teatro Valle-Inclán del CDN, una historia de amor con tintes de tragedia que reflexiona sobre azar o el destino en aquello que elegimos

Sergi Belbel presenta «Si no te hubiese conocido» en el teatro Valle-Inclán del CDN, una historia de amor con tintes de tragedia que reflexiona sobre azar o el destino en aquello que elegimos

¿Nuestras vidas están predeterminadas por un destino o somos nosotros quien, con nuestras decisiones, acabamos definiendo el camino de los acontecimientos? ¿Si pudiéramos cambiar decisiones que un día tomamos, seríamos como somos ahora o nos habríamos convertido en personas distintas? ¿Existe realmente una realidad paralela para cada una de las decisiones que hemos desestimado en la vida? De este tipo de interrogantes parte Sergi Belbel en su nueva obra «Si no te hubiese conocido», la primera en siete años, que se estrena en el teatro Valle-Inclán, donde estará hasta en 6 de mayo. En definitiva, explica el autor y director, «una historia de amor», que afronta la posibilidad de una marcha atrás en el tiempo para corregir pasadas decisiones. «Muchas veces la vida nos plantea opciones cuyas consecuencias desconocemos. En este caso, Eduardo, el protagonista, tomó una decisión equivocada y baraja en mundos paralelos diferentes posibilidades que puedan llevarlo a vivir otras vidas». Un hombre de negocios, muy enamorado de su mujer, que involuntariamente provoca una tragedia. Óscar y Clara, sus mejores amigos, intentan ayudarlo infructuosamente. Para superar su trauma, Eduardo se introduce en un mundo de pensamientos confusos y caóticos consiguiendo viajar hacia atrás en el tiempo con el objetivo de reencontrar a Elisa viva e intentar, por todos los medios, evitar conocerla y borrar así la tragedia de su futura y traumática pérdida. Personajes interpretados por Ana Cerdeiriña, Marta Hazas, Óscar Jarque y Unax Ugalde.

Belbel, que no estrenaba en Madrid desde 1986, se muestra ilusionado con su vuelta a la capital para presentar por primera vez, «una historia muy romántica, una cosa rara en tiempos convulsos. Un género que no me gusta como espectador, pero al que he ido a para sin querer, creo que por contraste con lo que está sucediendo en el mundo y en nuestra sociedad, tensiones, crisis y rotura de los ideales. Ante esto –explica– es inevitable que te salga hablar de amor, como bálsamo o como posible respuesta a estas cosas de difícil explicación, aunque es también –puntualiza– una historia de tragedia con conflicto porque, sin él, no hay teatro. Una comedia romántica que flirtea con lo fantástico porque se mete en el mundo de los universos paralelos como solución a su problema. Se introduce en una especie de laberinto para intentar explorar otras vías posibles en su vida pasada que desembocarían, no en ese punto de tragedia, sino en lo que podríamos llamar, las bifurcaciones de vida». A Bebel le gustaría que el espectador, las parejas, al salir se preguntaran, «¿cómo nos conocimos? ¿Qué circunstancias se dieron? ¿Qué caminos cogimos que nos llevaron a conocernos y a estar juntos? ¿Qué hubiera sucedido si hubiéramos elegido otra opción? ¿Qué sería de mí si...? Una reflexión sobre cómo resolvemos¡ los dilemas que se nos presentan en la vida y cómo el azar o el destino está en aquello que elegimos. Es una comedia romántica porque, antes estos dilemas, posibilidades o bifurcaciones, el amor verdadero aparece siempre en todos los caminos. El azar tiene mucha importancia en nuestras vidas, pero aquí, el amor está claramente por encima de él y en todas las bifurcaciones que viven, siempre surge el amor».

El montaje, explica Belbell, «tiene una simplicidad buscada, aunque por detrás es todo complejidad, una pared blanca y dos sillas, el mínimo de elementos de manera no realista». Los cambios de época y lugar los ha resuelto «proyectando en la pared el lugar y la fecha en la que están en cada escena para que el espectador no se pierda”. Y, por otro lado, está la música. «Se me hacía un imposible tratar el tema del amor sin que la música tuviese una incidencia y la tiene muy fuerte. Se unen gracias a ella y hay ciertas canciones claves en su relación. Como en casi todas las parejas, siempre hay una canción». Y concluye, «¿Cuál es la nuestra?».

FICHA

Dónde: Teatro Valle-Inclán / Sala Francisco Nieva

Cuándo: Del 6 de abril al 6 de mayo

Cuánto: 25 euros