MENÚ
domingo 16 junio 2019
13:00
Actualizado

Pilar Jurado: «Si nos roban a los autores, nos roban a los ciudadanos»

Ha presentado «Unicornios azules», es la directora artística del MadWomenFest, que hoy arranca en el Teatro Lope de Vega, y se presenta este viernes a las elecciones de la SGAE

  • Pilar Jurado, soprano / Foto: Jjesús G. Feria
    Pilar Jurado, soprano / Foto: Jjesús G. Feria

Tiempo de lectura 4 min.

21 de octubre de 2018. 21:15h

Comentada
Raúl Salgado Madrid. 21/10/2018

ETIQUETAS

Cantante de ópera, artista, musicóloga, directora de orquesta, profesora... y candidata a la Junta Directiva de SGAE. He aquí una Mujer, en mayúsculas, con un espíritu renacentista por el que todo le interesa y le preocupa y le gusta; con un instrumento en una garganta incansable de la que brota una voz que late, palpita y emociona. Una Mujer divertida que acompaña cada respuesta con una sonrisa. Fue la primera Mujer que estrenó una ópera propia, «La página en blanco», en el Teatro Real. Recientemente ha publicado el disco «Unicornios azules». Y es la directora artística y ejecutiva del MadWomenFest, que hoy arranca su segunda edición con una gala en la que se premia a las mujeres más brillantes en distinas disciplinas artísticas. Pilar Jurado se ha propuesto, desde el arte y la excelencia, mejorar el mundo. Y en ello está, dejándose el alma y la piel.

–¿Por qué «Unicornios azules»?

–Porque creo en la magia. Y porque cada una de estas canciones, tanto las clásicas como las del repertorio popular, son unicornios azules que han traspasado su propio género para convertirse en universales. He querido que la mitad de los beneficios se destinen a la fundación que he creado para ayudar a otros artistas y hacer obras sociales.

–¿Corren buenos tiempos para la lírica?

–¿Son buenos tiempo para algo? No obstante, creo en el ser humano y en la capacidad de regeneración. Soy optimista, aunque consciente del mundo en el que vivimos.

–¿Qué hace una soprano como usted en un país como éste?

–Amo España y considero que, con todas sus contradicciones y defectos, tiene cosas maravillosas. Viajo mucho y cuando estoy fuera me acuerdo de este país, pese a que no nos lo pongan fácil a la gente de las artes.

–¿Usted cantaba en la cuna?

–Berrearía... Dicen que desde pequeña cantaba muy bien, pero también escribía y dibujaba. De hecho, tengo dibujos de cuando tenía dos años impresionantes.

–¿Se siente especial?

–(Piensa) Con todas las cosas que he hecho, los demás me hacen sentir así. La verdad es que soy muy diferente al resto de la gente. La curiosidad que siempre he tenido me ha llevado a decirle sí a la vida en todo lo que me ha ido viniendo. En cualquier caso, mi parte más especial es esa niña que sigue habiendo en mí y que continúa queriendo aprender.

–¿Qué piensa de su voz?

–Que me gusta bastante (risas).

–¿Y qué cree que piensa su voz de usted?

–Que la hago trabajar demasiado, porque hablo mucho y no paro. Lo cierto es que mi garganta lo aguanta todo.

–¿Tiene algún superpoder?

–Muchos. Entre ellos destacaría el entusiasmo y la generosidad, que deben servir para mejorar el planeta e ir hacia adelante cuando parezca imposible.

–¿Qué haría usted esta noche si supiera que mañana se acaba el mundo?

–Disfrutar de las estrellas, rodeada de mis seres queridos, y de esos momentos de sosiego e introspección que tanto necesito.

–Fue la primera mujer en estrenar una ópera propia en el Real, en 2011, ¡hace nada!

–Hay mucho que andar en cuanto a igualdad de oportunidades, aunque poco a poco se está logrando gracias al trabajo de tantas mujeres.

–¿El género influye en el caché?

–No más que el nombre y la reputación.

–¿Se respeta más a los hombres que a las mujeres?

–Donde prima la individualidad es difícil baremarlo. Quizás en otros niveles... Pero en el mundo de los grandes goces, el reconocimiento pesa más que el género.

–¿El arte nos iguala?

–Lo que nos iguala es el talento.

–¿En el arte hay machismo?

–Sí, aunque no tanto como en la sociedad que lo recibe.

–¿Qué opina de las mujeres machistas?

–Que son fruto de una educación que las ha hecho ser así. El feminismo no consiste en cambiar las tornas y pretender que sean las mujeres las que lo hagan todo, sino en que seamos capaces de que a hombres y mujeres nos valoren de la misma manera por nuestro talento y capacidad. No somos iguales entre hombres y mujeres, pero tampoco lo somos entre mujeres, ni entre hombres. Hay que amar la diferencia.

–El viernes hay elecciones en la SGAE y usted es candidata a la Junta Directiva...

–Es una etapa muy trascendental para esta sociedad, que tanto aire nuevo necesita. Y creo que es un momento fantástico para aportar todo lo que he aprendido y para acercarla a los ciudadanos. Si le va bien a SGAE, todos nos beneficiamos. La gente debe entender que somos unos trabajadores más, y que cuando se permite que nos roben a los autores se permite que nos roben a los ciudadanos. Durante los últimos años se ha producido un divorcio que no comprendo, porque si hay algo importante para la sociedad es el arte y todo lo que aporta.

–Usted entona alto, pero ¿a quién le gustaría cantarle al oído?

–A todos a los que les guste lo que hago. Con este disco, que tiene esa parte de jazz y de susurro, al final cantas al oído.

–¿Logrará usted cambiar el mundo?

–Haré todo lo posible por mejorarlo.

El lector

Pilar Jurado lee la Prensa por internet entre semana y en papel los sábados y domingos. Y siempre empieza por detrás, ya que las noticias que más le interesan son las de la sección de Cultura. «La política está por todas partes», sostiene.

Últimas noticias