Cultura

Encierros: trepidantes Miuras protagonizan la carrera más rápida de los Sanfermines

2 minutos 16 segundos de recorrido y dos traslados por traumatismos

PAMPLONA, 14/07/2022.- Los mozos, durante el octavo y último encierro de los Sanfermines con toros de la ganadería de Miura este jueves en Pamplona. EFE/ Jesus Diges
PAMPLONA, 14/07/2022.- Los mozos, durante el octavo y último encierro de los Sanfermines con toros de la ganadería de Miura este jueves en Pamplona. EFE/ Jesus Diges FOTO: Jesus Diges EFE

Pamplona despierta pronto, si duerme. Ya se sabe, entra dentro de la magia de esta ciudad. La que no tiene tiempos ni apenas normas durante las fiestas más universales que con toda la pena y la felicidad más grande del mundo están llegando a su fin. El encierro de la ganadería de Miura ponía fin a la edición de 2022. Quizá la más especial de todas. La del reencuentro después de la pandemia. Una dura covid que nos ha puesto la vida difícil y nos separó de todos. l

Seis toros de Miura aguardaban en corrales. Mientras había que llegar a la plaza. Una plaza que se llena cada mañana y si quieres coger sitio, que también los hay buenos y malos, hay que llegar con tiempo. Eso significa más de una hora antes. Y a la carrera. Ver la entrada a la plaza, cómo se meten los toros y disfrutar del tiempo antes, porque en Pamplona, lo cierto es que las cosas se hacen bien. Diversión pura y dura hasta el descuento, que también es el del miedo. Porque detrás, justo al otro lado se viven dos mundo paralelos que conviven.

En la plaza la fiesta es absoluta, a la vuelta, en el vallados, las caras son un poema, seriedad absoluta, miedo, responsabilidad. Hoy es el último día, hay despedidas. Pactos entre valientes, miradas de quienes han compartido sustos, momentos históricos, pérdidas irreparables y cuentas saldadas. La vida que pasa.

Seis toros de Miura salían de corrales. Los mismos que corrían miles de personas y esta tarde se verán las caras con un solo torero: Antonio Ferrera en solitario y a beneficio de la Casa de Misericordia. Grande.

A las ocho en punto comenzó lo irreversible. La manada salió de corrales y protagonizaron un emocionante encierro que fue el más rápido de todos los sanfermines. En dos minutos y 16 segundos ya habían llegado a los corrales de la plaza. Los Miuras estuvieron bastante reunidos durante todo el recorrido y los bueyes lideraron el recorrido.

El primer parte médico arroja dos traslados por traumatismo y ningún herido por asta de toro. Uno de los traslados se ha solicitado desde el tramo de Santo Domingo, por una contusión sin deformidad en el brazo derecho. El otro traslado se ha requerido desde Mercaderes, por una contusión con deformidad en el brazo izquierdo.