MENÚ
sábado 20 abril 2019
12:47
Actualizado

Una jornada triunfal

  • La OCNE tuvo ocasión para lucirse con Bychkov
    La OCNE tuvo ocasión para lucirse con Bychkov

Tiempo de lectura 2 min.

07 de abril de 2019. 02:33h

Comentada
Gonzalo Alonso 7/4/2019

ETIQUETAS

«Mi Patria» de Smetana. Orquesta Nacional de España. Director: Semyon Bychkov. Auditorio Nacional. Madrid, 31-III-2019.

Sin duda era esperado como uno de los programas más interesantes de la temporada de la OCNE y, no solo eso, sino que se convirtió en uno de los de mejor resultado. La obra de Smetana se programa poco, al margen de dos de sus piezas –«Vyseharad» y «Vltava»–, que sí se escuchan con frecuencia como propinas. De ahí el interés de la obra completa y máxime con un director como Semyon Bychkov que se la conoce bien. «Mi Patria» es probablemente la obra más emblemática del nacionalismo musical checo, en parte no desdeñable gracias a Bertold Brecht, que incluyó «Vltava» –«El Moldava»– en un texto antimilitarista que se convirtió en un clásico. Aún hoy día la partitura sirve para abrir anualmente el Festival de Primavera de Praga que inaugurase Rafael Kubelik, inolvidable director de la obra que reposa muy cerca del compositor. El hecho DE que las seis piezas fuesen escritas por separado, en distintas fechas, y solo más tarde reunidas por el propio Smetana provoca una cierta reiteración y falta de unidad global que no resta atractivo pero que quienes llevan la batuta han de resolver. Semyon Bychkov lo supo hacer planteando una lectura más lenta en tempos de lo habitual sin por ello cortar el discurso musical y recreándose en algunos de sus pasajes más líricos. El maestro de San Petersburgo saca siempre buenos resultados a la orquesta y coro nacionales, siendo exigente con ella hasta el punto de haber creado algunas tensiones en una temporada reciente que parecen superadas. Desde la melancólica intervención inicial de las arpas hasta la triunfal coda que cierra la partitura tras volver a exponer varios de los motivos de las piezas anteriores hubo una magnífica respuesta de toda la orquesta, cuyos atriles tienen amplia ocasión para lucirse, especialmente las maderas. El resultado fue una jornada triunfal en una semana en la que se anunció el nombre del nuevo director técnico de la orquesta, al que deseamos éxito en una misión que, ya sabemos, no es fácil en absoluto.

Últimas noticias