OSS_05-08-2018_OSS

Número suelto € 1,00. Número atrasado € 2,00 L’OSSERVATORE ROMANO EDICIÓN SEMANAL Unicuique suum EN LENGUA ESPAÑOLA Non praevalebunt Año L, número 31 (2.578) Ciudad del Vaticano 3 de agosto de 2018 Los ídolos nos roban el amor Catequesis en la audiencia general de los miércoles Nueva redacción de un artículo del Catecismo de la Iglesia Católica La pena de muerte es inadmisible S IGUE EN LA PÁGINA 10 R INO F ISICHELLA * L as palabras claras y decididas con las cuales el Papa Francisco ha condenado repetidamente la pena de muerte, de- bían encontrar respuesta también en el Catecismo de la Iglesia Católica. En el discurso pronunciado el pasado mes de octubre, con ocasión del 25º aniversario de la publicación del Catecismo, el Papa Francisco afrontó explícita- mente la cuestión afirmando que el tema debe- ría encontrar en el Catecismo «una manera más adecuada y coherente». En continuidad con el magisterio precedente, en particular con las afir- maciones de Juan Pablo II y Benedicto XVI , Francisco ha querido poner el acento sobre la dignidad de la persona, que de ninguna manera puede ser humillada ni exiliada: «hay que afir- mar de manera rotunda que la condena a muer- te, en cualquier circunstancia, es una medida in- humana que humilla la dignidad de la persona. Es en sí misma contraria al Evangelio». Con la nueva formulación del n. 2267 del Ca- tecismo, por tanto, la Iglesia da un paso decisi- vo en la promoción de la dignidad de toda per- sona, cualquier delito pueda haber realizado, y condena explícitamente la pena de muerte. La formulación permite aprovechar algunas instan- cias innovadoras que abren el camino para un compromiso de ulterior responsabilidad para la vida de los creyentes, sobre todo en los numero- sos países donde todavía persiste la pena de muerte. El texto no solo remite a una «más viva con- ciencia» que emerge de forma cada vez más convencida en la población, y en particular en- tre las jóvenes generaciones llamadas a hacerse cargo de una nueva cultura a favor de la vida humana. Una lectura atenta permite verificar cómo la Iglesia en estos últimos decenios haya

RkJQdWJsaXNoZXIy NDE5OTQ=