ATUSALVD

ELRINCÓN DEMARTAROBLES -¿Cuántos pacientes hospitalizados sufren desnutrición? -Entre un 30-50%de los pacientes ingre- sados en los hospitales tiene algún grado de desnutrición. Esto aumenta cuando el ingreso se va alargando. -¿Afecta más a los mayores? -Las edades extremas de la vida conlle- van una mayor fragilidad y una mayor susceptibilidad a la desnutrición y espe- cialmente en los ingresos prolongados. -¿También a otras edades? -Por supuesto, puede afectar a cual- quier edad. Son muy susceptibles por ejemplo los pacientes oncológicos, los sometidos a cirugías complejas, espe- cialmente si afectanal aparatodigestivo y los pacientes con prolongados ingre- sos en UCI. -¿Influye en la salud del enfermo? -Favorece la aparición de úlceras por decúbito que además cicatrizan peor, y es conocido el aumento del riesgo de trombosis venosas y de infecciones ad- quiridas en el hospital. Todo ello eleva notablemente el coste sanitario. -¿Se puede evitar la desnutrición? -Una buena atenciónnutricional es algo fundamental para brindar la adecuada atención integral que requieren los pacientes. Sólo es necesario ser sensible a esa necesidad. A través de una anam- nesis correcta, exploración física com- pleta, recogida de la dieta que hace el enfermo, así como con datos analíticos, se puede hacer una estimación de la situaciónnutricional parapoder incidir sobre ella. Así establecemos las necesi- dades calóricas y el tipo de soporte nu- tricional necesario. -¿Es clave el seguimiento? -Es de vital importancia. La nutrición está sujeta a cambios relacionados con las patologías del enfermoyque pueden variar a lo largo del ingreso. La dieta y los suplementos que requiera deben ajustarse de acuerdo a un seguimiento estrecho. «Afecta a pacientes de cualquier edad» PaulaVillares Jefedel ServiciodeMedicina Internadel HospitalUniversitarioHMSanchinarro SALUD / ALIMENTACIÓN índice de masa corporal (IMC), niveles de colesterol, linfocitos o triglicéridos». Una vez que aparece la desnutrición, entendida como una situación clínica pro- vocada por un déficit de nutrientes, «la alimentación puede revertir esa situación, pero la dieta que debe seguir cada paciente tieneque ser individualizada, en funciónde otras patologías», confirma Benítez, quien detalla que «por ejemplo, si se trata de una desnutrición de tipo calórica, es decir, don- de el individuo tieneunaescasezde energía y ha perdido peso, sería conveniente inten- tar realizar un tipo de dieta más calórica. En cambio, si existe desnutrición proteica, es decir, predomina una pérdida de masa muscular, sería más interesante incidir en un consumo óptimo de proteínas donde éstas estuvieran enriquecidas. Ante una desnutricióncalórica-proteica, esdecir, una combinacióndeambas, habríaque realizar una ingesta donde se completen las dos si- tuaciones anteriores. Y en cualquier caso, siempre será mejor incorporar alimentos frescos, de temporadaaaquellosprocesados que no van a aportar beneficios». Para mejorar el tratamiento de estos pacientes, losexpertoscoincidenenafirmar quehace faltamás implicaciónmédica. «La formación enmateria de nutrición y dieté- ticaesescasaenlosprofesionalessanitarios, de ahí que cada vez sea más importante contar con equipos multidisciplinares en losque exista lafiguradel dietista-nutricio- nista», concluye Benítez. sobre la detección y prevención de la des- nutrición en personas de riesgo. Para ello, en cada nivel asistencial deben existir pro- tocolos de actuación, test de valoración del riesgo, valoración de la ingesta, saber qué come el paciente ydónde come, quién com- pra y hace la comida, detección de la disfa- gia, etc. Yuna vez que el paciente está en el hospital, esnecesario tenerunseguimiento y control que evite que sufra desnutrición derivadade lasactuacionesmédicasduran- te su estancia en el centro hospitalario o residencia», explica Carretero. En este sentido, existen múltiples varia- blesquepuedenserseñalesdedesnutrición, «pero ninguno de éstos aisladamente es capaz de diagnosticarla», matiza Néstor Benítez, miembro del Comité Asesor del ConsejoGeneraldeDietistas-Nutricionistas, quienañadeque«engeneral,losparámetros más usados son las proteínas plasmáticas y laalbúmina, las cuales permitenorientar hacia una desnutriciónproteica. Pero tam- bién se puedenusar otrasmedidas como el Un p roble m a inf rad i agnosticado T i p o d e p a c i e n t e s 35 % 29 % 28 % Tienen patologías del sistema cardiocirculatorio Presentan enfermedades respiratorias Prevalencia en personas hospitalizadas y enfermos crónicos La cifra se duplica cuando el paciente permanece ingresado más de 3 semanas El 25% de la población general tiene riesgo de desnutrición El 4,1% de la población general padece desnutrición Afecta al 23,7% de la población española Fuente: SEMI y semFYC 37% cuando se refiere a las personas mayores de 70 años ¿Cómo afecta la desnutrición a los pacientes? Dificulta la cicatrización de las heridas Ralentiza la actividad física y el movimiento Incrementa el riesgo de mortalidad Aumenta las infecciones S V J X M L FEBRERO 2018 D 4 3 2 1 28 27 26 7 6 5 8 14 13 12 10 9 15 21 20 19 17 16 23 22 24 11 18 25 Tienen enfermedades neoplásicas El coste de la desnutrición Aumenta un (6.000 € de media) % ¿Cómo debe ser la valoración nutricional de un paciente? Hay que considerar: Historia clínica Historia dietética Exploración física Parámetros antropométricos A.CRUZ / LARAZÓN RAQUEL BONILLA ● MADRID A pesar del alto impactoque tiene la desnutrición en la calidad de vida de una persona, se trata de unproblemainfradiagnosticado ennuestropaís.Lascifrassonconcluyentes: en España, uno de cada cuatro pacientes hospitalizadosestáenriesgodedesnutrición o desnutrido (23,7%), y este porcentaje au- menta al 37%entre losmayores de 70 años, afectando a pacientes con enfermedades neoplásicas (35%), del sistema cardiocircu- latorio (29%) y respiratorio (28%), según datos del estudio Predyces y que se desgra- nó en el X Congreso Nacional de Atención Sanitaria al Paciente Crónico celebrado el pasado viernes en Zaragoza. La desnutrición pasa factura en la salud de los enfermos, yaque «dificulta la cicatri- zaciónde lasheridas, aumenta las infeccio- nesycomplicaciones, comoporejemploque el paciente tardemás tiempo en levantarse de la cama, con lo cual aumenta lamortali- dad total, las necesidades de tratamiento (sueros, antibióticos, etc.) y los costes (esti- mado en un 50% más por paciente, lo que equivale a una media de 6.000 euros). Pero sobre todo, que un paciente se desnutra en el hospital o en una residencia de ancianos empeorasucalidaddevida», aseguraJuana Carretero, secretariageneral de laSociedad Española de Medicina Interna. Para poner freno a estas cifras, «resulta fundamentalconcienciaralosprofesionales implicados en la atención a los pacientes El 24% de las personas hospitalizadas sufre desnutrición La malnutrición dificulta la cicatrización, aumenta las infecciones e incrementa la mortalidad D O M I N G O . 1 1 d e M A R Z O d e 2 0 1 8 • 10 •

RkJQdWJsaXNoZXIy NDE5OTQ=