ATUSALVD

Esta práctica purga las sustancias nocivas del cuerpo ymejora la asimilación de nutrientes, según sus defensores UNA MODA A DEBATE ¿QUÉ ES EL AYUNO TERAPÉUTICO? TIPOS DE AYUNO Ayunar significa abstenerse de ingerir cualquier alimento para dejar de realizar la digestión PATOLOGÍAS QUE MEJORAN CON EL AYUNO Afecciones digestivas CONSECUENCIAS NEGATIVAS PARA LA SALUD ¿QUÉ PASA AL AYUNAR? Al no comer, se da descanso al organismo porque se libera de los esfuerzos digestivos, mecánicos, secretorios y nerviosos con los que habitualmente gestiona la ingesta de alimentos Efectos habituales Sensación de mareo Dolor de cabeza Acidez Estreñimiento Calambres musculares Diarreas, disfunciones de colon o dispepsia Afecciones del aparato respiratorio Asma, bronquitis, rinitis, sinusitis, alergias Problemas basculares Hipertensión, colesterol, diabetes A Y U N O C O N A G U A Requiere preparación previa Buen método para principiantes Se ingieren cero calorías Obliga al reposo absoluto Efectos terapéuticos muy rápidos Reduce la generación de ácido clorhídrico Aporte suficiente de calorías y vitaminas necesarias Incluye la ingesta de agua las 24 horas Permite depurar el organismo Puede alargarse de 3 a 2 semanas Consiste en la supresión de la ingesta de alimentos acompañada sólo de agua Consumo exclusivo de zumos frutales o caldos vegetales A Y U N O C O N J U G O S Resulta menos agresivo para el organismo Fuente: «Los beneficios del ayuno» Editorial Amat y «La guía completa del ayuno» Editorial Edaf SALUD Pasar varios días sin comer sólidos deteriora los riñones, el hígado, el cerebro y el corazón y puede desencadenar cuadros neurológicos graves. En caso de practicarlo, siempre es necesario hacerlo bajo supervisión médica Ayuno Una moda peligrosa para la salud A lgunas de las religionesmás seguidas del mundo practi- can el ayuno en algún mo- mento del año. Ya sea como método de purificación – como ocurre en el hinduismo– o como penitencia –tal y como sucede en el cato- licismo–, lo cierto es que esta antiquísima práctica está en pleno auge en el sigloXXI, gracias a la confesiónde suuso de famosos como Angelina Jolie o Hugh Jackman, entre otros muchos. La razón no es otra que la inmediatez con la que se logra perderpeso, aunque susdefensoreshablan de algo que va mucho más allá de adelga- zar: desintoxicar el organismo. Apesar de que esta práctica está cubier- ta por el sistema de salud público en algu- nos países europeos, como Alemania, en España su empleo levanta polémica, pues los expertos en Medicina y en Nutrición ponen en duda sus beneficios, hasta el punto de que alertan de sus manifiestos riesgos para la salud, sobre todo cuando se hace sin supervisiónmédica. «Durante el ayuno prolongado se produce una dis- minucióndelmetabolismo basal. Riñones, cerebro, hígado, intestino, corazón omús- culos tienen que readaptarse para funcio- nar con una fuente energética que no es la más eficaz y que sólo puede resistir acorde a la cantidad de reservas de cada persona. Su último fin es preservar la utilización masiva de proteínas y su des- composición como fuente de energía, lo que le conduciría inexorablemente a la muerte», explica Miguel Aganzo, nutri- cionista y miembro del Servicio de Endo- crinología y Nutrición del Hospital Rey Juan Carlos de Madrid. En esta misma línea se posiciona Emi- liaCancer,miembro del Área deNutrición de laSociedadEspañoladeEndocrinología y Nutrición (SEEN), quien confirma que RAQUEL BONILLA ● MADRID «en un mes de ayuno la pérdida de agua corporal puede llegar a ser de más de 10 litros, lo que permite entender que si no tomamos líquidos en una situación de ayunomantenido, el deterioro será rápido y de consecuencias muy graves». RIESGOS EXTREMOS En este sentido, Cancer hace hincapié en que «en el caso de las vitaminas, en perso- nas sanas que tuviesen una alimentación equilibrada, el organismo tiene reservas suficientes de lamayoría de ellas para que en ayunos de hasta un mes no haya defi- ciencias significativas. Sin embargo, las reservas de tiamina (vitamina B1) son escasas y, si en la realimentación (al vol- ver a tomar alimentos, fundamentalmen- te azúcares) no se administrara, puede desencadenarse un cuadro neurológico grave llamado encefalopatía deWernicke- Korsakoff. Además, cabe destacar que en el caso del ayuno prolongado se han des- crito muertes súbitas por arritmias ventriculares en relación con pérdida de las proteínas corporales y alte- raciones en las concentra- ciones de cobre, potasio y magnesio». Con estos datos sobre la mesa, los expertos nutricio- nistas sonescépticos ante los resultados de la abstinencia de sólidos. «No creoquehaya necesidad de que una perso- na sana haga ayunos. De hecho, para mantener el correcto funcionamiento de nuestro organismo hay tres cosas que no deberíamos ni plantearnos: no dormir, no comer y no respirar», asegura Aganzo, quien es ro- tundo a la hora de afirmar que «el ayuno podría resultar peligroso para cualquier persona que decida llevar estemétodo por su cuenta, pues podría conducir a situa- ciones patológicas como consecuencia del déficit de nutrientes, como ansiedad, in- somnio, regulación hormonal (ciclos cir- cadianos) o incluso derivar en trastornos relacionadosconlaconductaalimentaria». De hecho, según la SEEN, «no existe evi- dencia científica contrastada que permita recomendar la realizaciónde ayunos como una práctica comparable a una alimentación salu- dable, sin olvidar que hacer ayunos sería una práctica de riesgo en per- sonas con enfermedades crónicas (como diabetes, insuficiencia renal, cirro- sis, etc.) o en personas con extremada delgadez». Frente a estas teorías, los defensores del ayuno tachan a la desinforma- ción de su principal ene- migo. «La falta de conoci- miento es lamayor barre- ra a la que se enfrenta esta práctica en nuestro país», confiesa Pablo Saz, autor del libro «Ayuno terapéutico», profesor de la Facultad de Medicina de la Universidad de Zaragoza y especialista en Hidrología Médica, que ha publicado diferentes artículos en los que se logra evidenciar los beneficios del ayuno voluntario en la salud. «Sin embar- go, para que sea efectivo, es importante que sea eso, voluntario: el paciente debe entenderlo y aceptarlo y, siempre, reali- zarlo bajo supervisión médica», matiza Saz. DEPURACIÓN DEL ORGANISMO Lomás habitual en España es practicar el ayuno modificado, ya que ayunar signifi- ca, literalmente, no ingerir ninguna calo- ría, mientras que lo más extendido es realizar ayunos incluyendo la ingesta de zumos de verdura y fruta fresca, caldos de verduras y abundante agua e infusiones, lo que equivale a unas 400-600 calorías al día. Pero, con este menú, ¿cuáles son real- mente los beneficios que podemos obte- ner? Según sus defensores, es algo más que una simple dieta, de hecho, «hacerlo en malas condiciones, planteárselo como un régimen de adelgazamiento o no tener un buen asesoramiento supone un grave error», explica Damien Carbonier, funda- dor deMiayuno.es, empresa especializada en la organización de ayunos bajo super- visión médica. Para explicar los porqués de esta práctica, Carbonier detalla que «cuando reducimos la ingesta calórica al mínimo, el cuerpo pone en marcha una serie de mecanismos fisiológicos que sir- D O M I N G O . 2 5 d e M A R Z O d e 2 0 1 8 • 4 •

RkJQdWJsaXNoZXIy NDE5OTQ=