ATUSALVD

RECOMENDACIONES FESNAD – AECOSAN Dulces, aperitivos de bolsa, galletas, pasteles y bollería industrial Evitar abuso de: CÓMO CALCULAR EL EXCESO DE PESO La fórmula para obtener el IMC, es dividir el peso por la altura al cuadrado El IMC idóneo , independientemente del sexo, sería entre 20 y 25 Se considera obesidad grave cuando el Índice de Masa Corporal, es mayor de 35 Posibles efectos secundarios ante una reducción drástica energética Alteraciones gastrointestinales Náuseas Vómitos Diarreas Trastornos metabólicos Cetosis Crisis de gota Acidosis láctica Trastornos neuropsíquico s Intolerancia al frío Insomnio Ansiedad Irritabilidad Depresión Distorsión de la imagen corporal Alteraciones dermatológicas Sequedad del pelo Fragilidad de uñas Pérdida de cabello Dormir entre 8 y 10 horas Z Z Z Ejercicio %sico diario Pescado azul y blanco Cereales integrales Legumbres 2-3 veces a la semana Incluir verduras en comida y cena Consumir 3 piezas de fruta al día Desayunar todos los días Tiene como objetivo conseguir una cintura similar a la de las princesas Disney, a través de un IMC insalubre, por debajo de 18. La dieta cenicienta Alteraciones cardiocirculatorias Arritmias Hipotensión ortostática IMC (Índice de masa corporal): 35-39,9 Obesidad grado 2 +40 Obesidad mórbida 30-34,9 Obesidad grado 1 25-29,9 Sobrepeso 18,5-24,9 Saludable SALUD / ALIMENTACIÓN n EL RINCÓN DEMARTAROBLES -¿En qué consiste esta dieta? -Es un invento de las adolescentes japo- nesas que, a través de las redes sociales, la están exportando al resto del mundo. El objetivo es alcanzar un peso tan bajo que les haga parecer a las princesas de los cuentos y las películas de Disney, las cuales muestran una figura muy delgada y con una cintura muy estre- cha. No es nada científico y consiste en restringir la ingesta de comida en gene- ral hasta límites peligroso para alcan- zar el objetivo. -Además de la propia dieta, ¿sus seguidoras exhiben sus «logros»? -Efectivamente, las adolescentes hacen fotos de su extrema delgadez y las su- ben a las redes sociales. Muestran, so- bre todo, sus cinturas estrechas y extre- midades, donde se notan sus huesos cada vez más. -¿Existe la buscada cintura de avis- pa en la vida real? -Se busca un diámetro inferor a 60 cm, lo siempre considerado como lamedida perfecta. En la vida real no existe esta talla, si es que se quiere estar sana y mantener unamasamuscular apropia- da. No sólo hay que reducir grasa sino músculo e, incluso con esta pérdida de músculo patológica, es difícil llegar a 50 cm de cintura o menos porque en las proporciones de cintura también existe la estructura ósea, que no se va a estre- char por hacer dieta. -¿Todo esto no va en contra de las reivindicaciones feministas? -Sí. El empoderamiento de la mujer en la sociedad no se obtiene por seguir unos cánones de belleza totalmente desviados de la realidad y de la salud, aunque lopromuevanalgunasmujeres. Yo creo que estas prácticas debilitan y hacenmás vulnerable a lamujer, y esto va en contra del feminismo que pro- mueve igualdad entre hombres ymuje- res y dejar de hacer ver a la mujer como el sexo débil, que no lo es. «Se busca tener una cintura Disney» Domingo Carrera Médico y esp. en Nutrición del CentroMédico de Enfermedades Digestivas LaS redes sociales se llenan con el hashtag «#CinderellaDiet», la nueva fórmula de moda para perder peso, pero peligrosa Una dieta de cuento contra la salud C onstantemente llegananuestros oídos la existencia de dietas mi- lagro que prometenuna pérdida rápida y efectiva de peso. En esta línea, lanuevamoda consiste enadelgazar hasta conseguir un índice de masa corpo- ral (IMC) por debajo de 18, cuando la «normalidad» se encuentra envalores que rondan el 18,4 y el 24,9. Con la práctica de esta dieta, se busca una imagen aniñada y etérea; llegar a reducir el tamaño de la cintura hasta que se asemeje a la de las princesas Disney, las cuales son dibujos animados. Respecto a la pérdida de peso, AnaMár- quez Guerrero, dietista/nutricionista en Doctoralia, afirma: «El índice de masa corporal no es el indicador absolu- to, sólo uno a tener en cuenta a la hora de valorar la salud nutri- cional de una persona». La DietaCenicienta podría, inclu- so, asociarse o ser motivo de algún tipo de trastorno en la alimentación. «CENICIENTA» «Aunque el nombre ‘‘dieta cenicienta’’ parece dulce, para nada es así. Puede llevar a la muerte», ad- vierte Márquez. La dietista-nutricionista manifiesta que es necesario llevar a la práctica iniciativas que sirvan de pre- vención y facili- ten información a la población sobre todos es- tos temas. Hay que concien- ciarse sobre los peligros que conlleva seguir todos los movi- mientosque surgen y se expanden por la red. En el caso de no reali- zar unanutri- ciónadecuada, se pueden desa- rrollarnumerosas patologías tales como enfermedades renales u óseas, desórdenes en la alimentación e, incluso, el LAURA ESPAÑA ● MADRID deterioro corporal puede llegar a ser mor- tal. Respecto a este tema, Andrea Arroyo, profesora de los estudios de Salud de la UOC, reflexiona sobre la existencia de una problemática con el uso de las redes socia- les y los medios de comunicación, «son un arma poderosa, a día de hoy se nos bom- bardea con toda clase de informaciones, pero si no existe una regularización sobre los usos de los mismos pueden llegar a ser herramientas peligrosas». La existencia de portales que fomenten conductas patológi- cas ponen de manifiesto la necesidad de capacidad de filtrado a nivel individual. Los jóvenes son los más vulnerables a la hora de recibir imágenes y sentir la necesidad de adecuarse a estos cánones incompatibles con la salud, perono son los únicos. «Cualquier persona que quiera resultados inmediatos y sin esfuerzo son susceptibles a ellas. Así mismo, suelen ser personas con la autoestima muy baja, ya que no tienen en cuenta supropia salud en el proceso de la dietamilagro». En concre- to, son muy peligrosas estas dietas para aquellos que poseen unas necesidades nutricionales específicas como pudiese ser la etapa adolescente, durante el embarazo o la lactancia. Márquez asegura que cada año se dan más casos de trastornos alimenticios y en todos los perfiles posibles: «No sólo están labulimiay la anorexia, existenotros tipos de desórdenes y distorsión en la imagen». Actualmente se tiene la creencia de que la delgadez es sinónimodebellezay, también, de felicidad. «Si el único objetivo que se plantea es físico, en este caso la pérdida de peso, indirectamente el valor que la perso- na se da a sí misma será físico», puntuali- za Arroyo. PÉRDIDA SALUDABLE DE PESO «A la hora de perder peso el objetivo tiene que ser realista, no podemos hacerlo en base a un personaje de ficción –afirma Arroyo–. El resultado es un malestar con- tinuo y frustración». Si bien cada caso es distinto y se requiere de la supervisión y valoraciónde unprofesional, hayuna serie de recomendaciones generales a tener en cuenta. «Siempre hay que ser fiel a los gus- tos, pero también debemos ser conscientes de lo que comemos», comenta Márquez. Las frutas y las verduras son los grandes olvidados en la dieta. También las legum- bres, las cuales aportan proteínas, hidratos yfibra. En cualquier caso, se debe tratar de moderar o evitar, en la medida de lo posi- ble, todos aquellos productos refinados, ultra-procesados o hipercalóricos. Con el mismo discurso, Arroyo incide en la impor- tancia de llevar un estilo de vida que tenga en cuenta factores como las horas de sueño o el ejercicio físico. D O M I N G O . 1 d e A B R I L d e 2 0 1 8 • 13 •

RkJQdWJsaXNoZXIy NDE5OTQ=