ATUSALVD

SALUD / PEDIATRÍA L ahigieneoral constituye unaprácticamuyantigua ysinembargonosiempre hanexistido loscepillosde dientes.En laeraprimitivase usaban lasuñaso fragmentosde maderapequeñitos.Enel 3000a. C. losEgipcioscortabanramas del tamañodeun lápizydesgas- taban lapuntaparaqueadqui- El cepillo de dientes, un invento del siglo XV DRA. ELIARAMOS InstitutoProfesorSada. DoctoraenOdontología rierauntactountantomás blandoyfibroso. Los romanosusabanunapluma rígidadeave,mientrasqueen la culturaárabeseextendióel uso de«palitosmasticables»prove- nientesobiendeunaplantade la familiade laspalmerasdenomi- nadaArecaódel árbol Salvadora Persica también llamado«árbol cepillodedientes». Sorprendentementesedescu- brióconposterioridadque la maderadeesteárbol contiene unaproporciónelevadadeflúor, componente indispensableen las pastasdentífricashoyendía. No fuehasta1498en lacorte imperial china, dondesurgeel primercepillodedientes, similar al dispositivoactual. Lashebras eranextraídasdel cuellode los jabalíesquevivíanenSiberiaya queestascerdaseranmásfirmes ygruesascomorespuesta natural al clima frío.Éstas se cosíanamangosdebambúode hueso. Alrededordel año1600, el cepillo se introduceenEuropa, a través deviajerosprovenientesde China, yentonces sereemplazó lacerdadeJabalí porcrinde caballoqueeramás suave. El doctorPierreFauchard (consideradoel padrede la odontologíamoderna) da la primeracharlasobrecepillos dentalesenEuropaen1723, recomendandocepillarvigoro- samenteadiario losdientes, pero conesponjanatural, pues lacrin erademasiadoblanda. Aprincipiosdel sigloXXlos cepillos teníanelmangode marfil, loquesuponíaunelevado coste, ypor tanto, noseextendió suusohastasurgir losprimeros cepillosplásticosen1930. Consúlteme en info@profesorsada.com El reto de la transición del paciente crónico pediátrico al médico de adultos Continuidad asistencial y coordinación entre servicios son el objetivo P asar de la consulta del pediatra al médico de adultos se convier- te en un proceso trascendental para esos «niños» ya adolescen- tes que están acostumbrados a ir a la consulta «de toda la vida». La transición del modelo de cuidado pediátrico al de adultos se debe diseñar como un paso planificado del joven con enfermedad crónica de un sistema de atención pediá- trico a uno de «mayores» para asegurar el cuidado médico de alta calidad, propi- ciado para cada etapa del desarrollo, y su continuación ininterrumpida mientras transita desde la adolescencia hasta la etapa adulta. «La clave es la coordinación entre profesionales, la preparación previa del paciente y sus familiares y tener claro que no es un momento único sino un pe- riodoenel quecadauno tendrásuspropias necesidades», explicaEnrique de laOrden, jefe de la Unidad de Gastroenterología Infantil del Servicio de Pediatría del Hos- pital Universitario Infanta Elena de Val- demoro de Madrid. Los tiempos en los que se debe realizar este paso debenorganizarse y consensuar- se entre profesional y paciente, junto a sus familiares, para poder organizarmejor el impacto. Así, el modelo de transición co- menzaría con la preparación para ésta, entre los 11 y los 13 años del niño, expli- cando el proceso y planificando el crono- grama de seguimiento al niño y a su fami- lia. Posteriormente, continuaría con su inicio efectivo, en una situación clínica en términos psico-sociales, de peso y talla y de vacunas estable, lo que ocurriría entre los 14 y 16 años, y finalmente concluiría con el cierre y paso al cuidado adulto. «La P. PÉREZ ● MADRID vir con ella». Por su parte, «el especialista pediátrico –explica De la Orden– reclama que el paciente sea responsable en el cui- dado de su enfermedad y el especialista de adultos la autonomía del sujeto. Ambos reclaman tener una estructura organiza- da dentro de su actividad habitual para realizar adecuadamente este proceso». Desde el Hospital Universitario Infanta Elena de Valdemoro, «planteamos un modelo base único que simplifique la or- ganización de las consultas con una adap- tación específica en cada unidad y/o pa- tología, y que ponga a disposición del paciente las nuevas tecnologías de la in- formación para facilitar el proceso», su- braya De la Orden Hay necesidades que hay que cubrir, como la adhesión terapéutica. «Dentro de las enfermedades crónicas, muchas pre- cisan de medicación o consultas médicas que interrumpen la actividad habitual del paciente y sus familiares por lo que cada una debe valorarse individualmente en cada paciente», apunta el especialista y concluye que «aquellas enfermedades que por sus características sintomáticas pro- vocanmás limitación funcional e impacto social y en aquellas patologías crónicas pediátricas poco frecuentes en la etapa adulta (enfermedades raras) el periodo serámás lento. Sin embargo, aquellas con un tratamiento definido y bien conocido y que no producen una incapacidad nota- ble, tales como la enfermedad celiaca, el asma o las alergias, podrán sermás ágiles en el proceso». EN CIFRAS 11-13 AÑOS es la edad inicial para prepararse de cara al cambio demédicos 85% DENIÑOS con patologías crónicas alcanzará la vida adulta 14-16 AÑOS es la edad a la que se completa la transición de un clínico a otro edad límite podrían ser los 18 años. Sin embargo debe ser llevado a cabo antes porque este proceso se basa en el grado de autonomía y responsabilidad del pa- ciente en relación a su enfermedad». En este sentido, los niños (y sus fami- liares), como asegura De la Orden, «de- mandan coordinación y continuidad por parte de los profesionales y que su enfer- medad no les limite en su vida diaria (actividades sociales, trabajo...) en com- paración a sus pares sanos. Quieren ser capaces de controlar su dolencia y convi- DREAMSTIME «No fue hasta 1498 en la corte imperial china, donde surge el primer cepillo de dientes, similar al actual » D O M I N G O . 2 3 d e S E P T I E M B R E d e 2 0 1 8 • 6 •

RkJQdWJsaXNoZXIy NDE5OTQ=