Atlético de Madrid

4-0. Goleada y liderato

Goles de Villa, Diego Costa, Miranda y Diego en un partido en el que la Real no mereció tanto castigo

Diego Costa, que marcó de nuevo, celebra su gol con varias banderas españolas, el país al que puede representar en el Mundial, de fondo
Diego Costa, que marcó de nuevo, celebra su gol con varias banderas españolas, el país al que puede representar en el Mundial, de fondo

Y ganar, ganar... Por lo civil o por lo criminal. Luis, estáte tranquilo ahí arriba, o donde estés, porque el Atlético se impuso a la Real Sociedad por lo civil. Leyó mejor el partido, defendió con mucha contundencia y, además, tuvo pegada cuando el rival encajó el segundo gol y se desinfló. Hasta entonces no estuvieron cómodos porque la pelota la tuvo más tiempo el equipo donostiarra, pero ya sabes que a Simeone no le importa replegarse, esperar en su campo y salir con rapidez al contragolpe. Diego Costa no es Ufarte, pero se ha convertido en imprescindible. Está en todas las batallas. Defiende, se pega unos carrerones de espanto, se pelea con Íñigo Martínez y Ansotegi , da pases de gol –fue asistente de Villa en el primero y estuvo en la jugada del cuarto– y encima marca. Su tanto, segundo de tu equipo, fue perfecto de definición tras un espectacular pase de Raúl García, que se aprovechó de un error de Rubén Pardo, al perder la pelota en esas zonas donde los fallos no se permiten.

El gol de Diego Costa, al que tú hubieras llevado a la Selección, como lo va a llevar Del Bosque dentro de un mes, fue determinante, porque la Real había salido mentalizada tras el descanso y mandaba en el partido y en el juego. Lo suyo eran pellizcos y Courtois se limitó a hacer un par de paradas por abajo y a coger todos los balones de las faltas mal aprovechadas que lanzaron los donostiarras. Quizá, hubieras tirado de las orejas a Arrasate por no jugar con una referencia ofensiva (se dejó a Seferovic y Agirretxe en el banquillo) para actuar con los pequeños –Vela, Griezmann, Xabi Prieto y Rubén Pardo– y dejar a Godín y Miranda sin referencia. Juegan bien, especialmente Vela, que tira unas diagonales perfectas, que maneja el balón como los ángeles y que fue el más destacado de los suyos, aunque Gaztañaga, un canterano de 24 años, demostró empaque y maneras. En una palabra, la Real, bien de fundamentos, fue como la gaseosa o como dirías tú «más bonita que buena».

Qué decir del Atlético. Es líder y eso en esta Liga bipolar es decir mucho. Estar una semana, al menos, por delante del Barça y el Madrid es «gloria bendita», aunque Simeone y sus chicos hicieron sufrir a la afición. Y es que el partido en su arranque fue muy táctico, muy de pizarra, entre dos equipos que transitaban con altibajos por el centro del campo. Koke aparecía poco, Sosa era intermitente por la derecha, mientras Gabi y Mario sostenían al equipo. Faltaba claridad en el contragolpe, pese a que Juanfran e Insúa percutían por las bandas. El argentino cumplió y nadie se acordó de Filipe Luis. Diego Costa era el que más lo intentaba, pero no había ocasiones claras. Hasta que apareció Villa para culminar una jugada que comenzó Insúa y que pasó por Diego Costa.

Un gol, que llegó acompañado por la lesión, dos minutos más tarde, del asturiano, por lo que Raúl García entró en escena. Otro contratiempo para Simeone, que vio cómo la Real tuvo la iniciativa en la segunda parte porque su equipo había dado un paso atrás. Mandaban los donostiarras. Sin remate, pero el balón era suyo. Y entró Diego por Sosa, porque el Atlético necesitaba precisión, toque y alguien que parase y templase. Arrasate buscó con Agirretxe más juego aéreo por si en una de las faltas llegaba la ocasión.

El equilibrio lo rompió Costa con su gol. La Real bajó los brazos, se fue a la lona y el último cuarto de hora fue una fiesta. Del sufrimiento al éxtasis, del miedo a la alegría. La gente, feliz con los goles de Miranda, a la salida de un córner (de nuevo la estrategia) y de Diego, en demostración de clase. Un póker –a ti que te gustaban las cartas– quizá excesivo, que coloca líder al Atlético. Como en los viejos tiempos, querido Luis.

.

Villa , gol y lesión

David Villa marcó. Era un gol para el «Atleti» y para la memoria de Luis. Un gol que servía de homenaje al entrenador que le hizo imprescindible en la Selección. Después, se lesionó y pidió el cambio. El asturiano sufre una lesión en los isquiotibiales, en la cara posterior del muslo izquierdo, y está pendiente de las pruebas médicas. Previsiblemente, se perderá la eliminatoria completa de Copa contra el Madrid. Simeone no quiso valorar la lesión cuando le preguntaron si también se perderá la ida contra el Milan en San Siro. «¿Dónde queda San Siro? Pregúntale a los médicos, ellos te sabrán responder».

- Ficha técnica:

4 - Atlético de Madrid: Courtois; Juanfran, Miranda, Godín, Insua; Sosa (Diego Ribas, m. 58), Gabi, Mario, Koke (Cristian Rodríguez, m. 81); Villa (Raúl García, m. 41) y Diego Costa.

0 - Real Sociedad: Bravo; Carlos Martínez, Íñigo Martínez, Ansotegi, José Ángel; Rubén Pardo, Gaztañaga; Xabi Prieto, Zurutuza (Agirretxe, m. 65), Griezmann (Seferovic, m. 81); y Carlos Vela (Chory Castro, m. 81).

Goles: 1-0, m. 38: Villa, a pase de Diego Costa. 2-0, m. 72: Diego Costa culmina un contragolpe con un tiro cruzado. 3-0, m. 73: Miranda, de cabeza tras un saque de esquina de Koke. 4-0, m. 86: Diego Ribas, tras una jugada individual en el área.

Árbitro: Estrada Fernández (C. Catalán). Amonestó a los locales Miranda (m. 22), Koke (m. 40) y Raúl García (m. 69) y al visitante Zurutuza (m. 17).

Incidencias: partido correspondiente a la vigésimo segunda jornada de la Liga BBVA, disputado en el estadio Vicente Calderón ante unos 54.000 espectadores. Antes del inicio del encuentro se rindió un emotivo homenaje al exjugador y exentrenador del Atlético de Madrid Luis Aragonés, fallecido ayer a los 75 años a causa de una leucemia. Un grupo de veteranos del Atlético, compuesto por Adelardo Rodríguez, Isacio Calleja, José Luis Capón, José Eulogio Gárate, Francisco Melo, Pepe Navarro, Abel Resino, Feliciano Rivilla, Miguel San Román, Roberto Rodríguez "Rodri", Armando Ufarte, Carlos Aguilera, Santi Denia, Roberto Fresnedoso, Quique Ramos y Enrique Collar, saltó al campo con una lona con una gran camiseta del Atlético, el número 8 y el nombre de Luis Aragonés. Posteriormente se emitió un vídeo de Luis Aragonés y se guardó un minuto de silencio en su memoria. Ignacio González, presidente de la Comunidad de Madrid; Alejandro Blanco, presidente del Comité Olímpico Español; Miguel Cardenal, secretario de Estado para el Deporte; Vicente del Bosque, seleccionador español; Emilio Butragueño, director de relaciones institucionales del Real Madrid; Ángel Torres, presidente del Getafe; y Raúl Martín Presa, presidente del Rayo Vallecano, presenciaron el partido desde el palco, entre otras personalidades.