Fútbol

Sergio Ramos encuentra la paz en la selección

Sergio Ramos celebra el gol que marcó a Suecia
Sergio Ramos celebra el gol que marcó a Suecia

En la Roja no hay fichajes extranjeros que cuestionen quién es la estrella, no hay contratos que establezcan una jerarquía de mejor pagados y tampoco hay ofertas que le hagan plantearse un traspaso. Para Sergio Ramos, llegar a la Ciudad del Fútbol de Las Rozas es llegar a casa. Es el líder indiscutido, tiene el respeto de los compañeros y del cuerpo técnico. También del presidente, Luis Rubiales, que no se ha olvidado del futbolista que fue hace no tanto.

Cuando le preguntan cómo será jugar con Hazard, Sergio invierte la pregunta. "Será él el que venga a jugar con nosotros, ¿no? Que llevamos muchos años aquí", decía en la previa del partido ante Suecia. Puntualizaciones que no necesita hacer cuando viste la camiseta de la Roja. Él es el que integra a los nuevos y recupera a los mayores. El que hizo que Jesús Navas no echara de menos su casa y el que se olvidó de sus peleas con Diego Costa para que se sintiera uno más en la selección.

La llegada de Luis Enrique parecía incompatible con la continuidad de Ramos y, de la misma manera que Lopetegui había cerrado la etapa de Casillas en el equipo nacional dos años antes, el asturiano cerraría la de Ramos. Pero ha pasado toda la temporada y el capitán ha jugado nueve de los diez partidos que ha disputado la selección desde que Luis Enrique recibió el encargo de dirigir al equipo nacional. Sólo se ha perdido el amistoso contra Bosnia que la Roja jugó en Las Palmas en noviembre porque había regresado a casa, lesionado después de que España quedara eliminada de la Liga de Naciones.

Esa continuidad le permitió el pasado viernes superar a Iker Casillas como el jugador con más victorias internacionales con su selección. Y sólo le quedan tres partidos para superar al portero como el futbolista que más veces se ha puesto la camiseta de la Roja. Una marca que podrá igualar en la primera concentración de la próxima temporada en septiembre.«Con Iker tengo una espléndida relación desde hace muchos años. Siempre se lo he dicho, que me lo como con papas», bromeaba el domingo. Esa seguridad es la que contagia a todos sus compañeros.

Ahora también está cerca de convertirse en uno de los diez mejores goleadores de la historia de la selección. Fernando Hierro es el único defensa que ha marcado más tantos que él, aunque muchos partidos con Clemente los jugó como centrocampista. Contra Suecia marcó el gol número 20 y regaló el 21 a Morata al cederle el segundo penalti, que se lo agradeció con un beso. "Es un killer y qué mejor manera de recuperar la confianza", explicaba tras el encuentro. Y después de que el delantero del Atlético marcara se fue a decirle algo al oído.

"Lo que se ve es evidente para todos, pero lo importante es lo que no se ve. Es una pieza clave en cuanto a liderazgo. Es un ejemplo para los jóvenes y para los que están aquí", explicaba Robert Moreno después de la victoria ante Suecia. "Es un placer cuando explicas algo o pides algo en un entrenamiento, la parte que nos toca a nosotros y que está oculta. Es una maravilla tenerlo con nosotros en el día a día", añadía el seleccionador circunstancial.

Es también el que respalda a Robert Moreno como seleccionador circunstancial. "Es el encargado de liderar hasta que Luis Enrique vuelva a ejercer como primer entrenador y creo que lo hace muy bien. Es una persona muy capacitada, conoce los códigos del fútbol y se nota que tiene ese alma de entrenador y creo que ha asumido el rol muy bien y está liderando de manera humilde y buena. Creo que es importante que lo haga de manera natural y que intente cubrir esa baja tan grande que tenemos", explica. "Me quito el sombrero porque lo hace muy bien, conoce muy bien a los jugadores y tácticamente tiene un plus que se nota a la hora de hacer cualquier cosa dentro del terreno de juego".