Vicky Losada:“No me gusta que nos comparen con los chicos"

Aún sin la firma definitiva en el convenio colectivo, se espera que se haga oficial antes del 20 de diciembre, la futbolista del Barça confesó que le dio pena llegar al extremo de la huelga

"La gente piensa que solo hacemos huelga porque queremos más dinero, pero estamos hablando de un salario mínimo de 900 euros netos", dice Vicky Losada. La capitana del FC Barcelona, que participó este jueves junto a la doctora Nieves Palacios en la presentación "Así es la dieta de las futbolistas de élite", organizada por American Pistachio Growers, espera con ansias la firma de ese primer convenio colectivo.

¿Antes se cuidaba tanto el tema de la alimentación?

Qué va. No se controlaba absolutamente nada. No teníamos ningún tipo de control, ni de ayuda, ni de consejo ni nada. La cosa ha cambiado muchísimo. Ahora cada tres meses nos controlan la composición corporal y nos dan todo tipo de facilidades. Como ha dicho la doctora, en las chicas hay mucho déficit de hierro y hay problemas porque te sientes más débil a la hora de poder competir. Pero ahora estamos súper controladas.

¿Hay algún plato que eche de menos?

(Risas) Mi madre es muy buena cocinera, lo tengo que reconocer. Siempre tengo el recuerdo de esos filetes empanados que hacía. De pequeña llegaba a casa y me encantaban. Pero bueno, hoy día hay muchas maneras sanas de hacerlos. Se pueden rebozar con frutos secos por ejemplo.

Hablando de su infancia, ¿cómo fueron sus inicios en el fútbol?

Yo siempre jugaba en la calle con los niños. He quitado muchos balones de debajo de los coches (risas) y ahora cuando salgo de casa echo de menos ver a niños jugando en la calle. Empecé en un equipo de chicos y al año siguiente ya era la capitana. Me aceptaron muy bien, pero sí que es cierto que iba a jugar a otros campos y lo primero que escuchaba siempre era "ese equipo tiene una niña", así un poco despectivo. Pero luego empezaba a jugar y al equipo de la semana siguiente le decían "tened cuidado que ese equipo tiene una niña" (risas).

En sus inicios jugó en campos de tierra. El sábado, ¿se emocionó cuando saltó al césped del Johan Cruyff?

Sí, me emocioné. Han sido unos meses duros para mí, pero ahora estoy muy feliz. Yo se lo recuerdo siempre a las peques. Esto nosotras no lo teníamos y puede ser que lo disfrute mucho más que otras niñas que suben porque para ellas es lo normal.

En una entrevista reconoció que no se sintió futbolista hasta que se fue a EE UU en 2014.

Sí, de hecho yo estuve tres años fuera y mi idea era no volver, era quedarme dos o tres años más. Pero cuando se profesionalizó el fútbol en España era como ponerme un caramelillo delante y no me lo pensé dos veces. Echaba mucho de menos estar aquí y ahora estoy muy contenta de poder disfrutar de estadios llenos en casa.

Han cambiado mucho las cosas en nuestro país, pero sigue faltando esa firma en el convenio colectivo.

Ojalá se firme pronto. Lo que estamos pidiendo (12.000 euros anuales para los contratos de media jornada, 16.000 para la jornada completa) es algo que debería existir desde hace ya tiempo. Creo que estamos pidiendo unos mínimos que muchos clubes de la liga cumplen, pero es importante que sean absolutamente todos.

¿Qué le diría a quienes no entienden la huelga?

Lo que estamos pidiendo son unos mínimos. La gente piensa que solo hacemos huelga porque queremos más dinero, pero estamos hablando de un salario mínimo de 900 euros netos cuando todas las jugadoras hacen más de 20 horas a la semana seguro. Estén en el Rayo o en el Barça. Se han dado situaciones de jugadoras que cuando se han lesionado han dejado de percibir un salario o las han llegado a expulsar del equipo. No me gustan que nos comparen con los chicos porque nosotras no entramos en ese bombo ni queremos que nos metan. Nuestra realidad es otra.

¿Le dio pena tener que llegar a ese extremo?

Claro que sí. Ahora la gente está muy volcada con nosotras y el aficionado el fin de semana lo que quiere es ver fútbol y nosotras lo que queremos es jugar. Pero después de un año y medio de negociaciones y no llegar ni siquiera a un preacuerdo, nos vimos en la necesidad de hacerlo.

Hablando ahora de la Liga, van como un tiro.

La verdad es que sí. Este año al equipo se le ve más compacto. El fin de semana fue una convocatoria de todas internacionales. Tenemos una competición dentro del equipo muy bonita y esto nos a llevar al éxito.

Después de cuatro años en blanco, ¿es este año el título doméstico su prioridad?

Este año y hace tres (risas). Poder revalidar ese título es prioritario para nosotras y luego pues también competir bien en Champions.

Hablando de la Champions, donde tendremos representación española en semis. ¿Prefería a otro rival que al Atleti en cuartos?

Va a ser un duelo bonito a nivel nacional. Es un partido con mucho morbo para la gente, para verlo y para animarse a venir a verlo en persona. Sí que es cierto que quizás en un futuro tener la posibilidad de tener a dos equipos españoles en semis sería bueno para el fútbol español.

Después de la goleada en Liga (6-1), ¿se le tiene menos miedo a las rojiblancas?

El Atleti nos tenía la medida cogida estos años atrás. Han hecho unas temporadas muy buenas. Sí que es cierto que este año, con el robo que le hemos hecho de Jenni y que quizás están sufriendo más arriba, nosotras estamos un poco más compactas que ellas. Pero siguen ahí y nosotras tenemos que seguir partido a partido.

¿Con qué se sigue emocionando Vicky Losada?

Creo que, cómo tú dices, como he vivido la otra cara del fútbol para mí tener la oportunidad de vivir lo que vivo es algo que me emociona porque he pasado por momentos tan difíciles y he vivido con tanta gente y ahora vamos quedando poquitas, para mí es un orgullo seguir aquí al pie del cañón.