Deportes

El cambio climático hace aparecer cada vez más cadáveres en el Everest

Algunos suponen una especie de marcador popular y avisan a los escaladores de que se están acercando a la “Zona de la Muerte”

El cambio climático está provocando que cada vez más cadáveres queden expuestos en las laderas de la montaña más alta del mundo, el Everest, que alcanza los 8.848 metros y que ya han conseguido escalar más de 5.000 personas. De los montañistas que han intentado llegar a la cumbre, se data que 300 han fallecido y se cree que dos tercios de los cuerpos se encuentran bajo la nieve y el hielo. Esa es la explicación de porqué últimamente los atrevidos que intentan llegar a la cima se están encontrado cuerpos a su paso. Y es que a medida que avanza el derretimiento de los glaciares la nieve va desapareciendo poco a poco y desenterrando los cadáveres.

Ya se están retirando cuerpos que murieron recientemente, pero lo preocupante es que fallecidos que llevaban mucho tiempo bajo la nieve también están apareciendo. La Asociación de Operadores de Expediciones de Nepal (EOAN) declaró que actuar ante la aparición de restos no es tarea fácil y, es que, la ley nepalesa requiere la participación de agencias oficiales para cualquier acción relacionada con cadáveres humanos. Es más, a día de hoy, hay una discusión vigente para decidir si los recuperan o los dejan ahí. Un clima más caliente está provocando esta situación y los alpinistas así lo confirman.

De hecho, no solo está desenterrando cuerpos, sino también huesos, botas viejas y objetos de misiones que acabaron en desgracia hace décadas. En cuanto a los restos humanos, hay algunos que están increíblemente bien conservados con parkas decoloradas y rostros que se tornan del color del carbón. Subir el Everest no es un juego y lo saben bien los alpinistas que lo han intentado subir y se han encontrado durante el ascenso con restos que les recuerdan lo peligroso de la expedición. Han sido muchos los que han perdido la vida por lograr el sueño de llegar a la cima y, de hecho, en El Desastre del 96 fueron 8 personas las que perdieron su vida durante una tormenta de nieve.

Cientos de personas conocen o han pasado por el cuerpo de Tsewang Paljor, más conocido como Green Boots, uno de los alpinistas que falleció durante esa expedición y que ya es un símbolo del Everest y un aviso para los nuevos aventureros de que están llegando a la conocida como “Zona de la Muerte”, una zon cerca de la cumbre, por encima de los 8,000 metros, donde muchos escaladores sufren una eufórica “fiebre de la cumbre” . Es un marcador popular para los escaladores que ascienden en su camino hacia la cumbre.

A pesar de su gran tamaño, las montañas son ecosistemas frágiles y los glaciares de sus cumbres están desapareciendo.El aumento de las temperaturas provocado por el cambio climático afecta de manera alarmantemente a estos ecosistemas vitales y ya es un tema de preocupación mundial que cada vez adquiere más importancia y repercusión por acontecimientos como los de los cadáveres que están apareciendo en el Everest.