¿Por qué China ya no es una salida para Bale?

El fútbol chino impone un control económico a los clubes que les impide competir con Europa

Bale, durante el último partido de Liga contra el Athletic de Bilbao
Bale, durante el último partido de Liga contra el Athletic de BilbaoPaul WhiteAP

El fútbol chino ha decidido controlar el gasto indiscriminado de sus clubes para evitar la quiebra. Hace años el Gobierno ya impuso la norma que obligaba a los clubes a pagar en impuestos la misma cantidad que el coste de los traspasos que superaran los seis millones de euros. Para 2020 ha añadido más limitaciones, la más destacada un límite salarial que impedirá que los jugadores extranjeros ganen más de tres millones de euros anuales libres de impuestos. Para los chinos el límite es inferior, de 1,3 millones de euros.

Estas modificaciones cierran la puerta a la llegada de Bale al fútbol chino. El galés recibió el verano pasado una oferta para abandonar el Real Madrid que no se terminó concretando por la dificultad para cualquier club chino de asumir su traspaso.

La Liga china ha implantado también un límite de 141 millones de euros para el gasto de los clubes. Los salarios no pueden superar un 60 por ciento de esa cantidad. "Nuestros clubes gastaron demasiado dinero y nuestro fútbol profesional no se ha manejado de manera sostenible. Si no tomamos medidas oportunas, me temo que colapsará”, asume el presidente de la Asociación China de Fútbol, Chen Xuyuan, en declaraciones a la agencia estatal de noticias Xinhua recogidas por Europa Press.

A cambio de estas limitaciones, los clubes chinos podrán contratar a un quinto extranjero, aunque sólo podrán tener a cuatro en el campo.