Los nómadas del Real Madrid

Una quincena de hinchas madridistas, pertenecientes a la Peña Ramón Mendoza, están viviendo la experiencia del torneo en Arabia Saudí

Imagen de la expedición de la Peña Ramón Mendoza en YedaRM

A penas unas decenas de españoles se desplazaban hace una semana a Yeda, ciudad saudí que alberga el nuevo formato de la Supercopa de España. El coste de los vuelos más los gastos de alojamiento (en torno a 3.000 euros) y la fecha, en plena «cuesta de enero», han convertido el desplazamiento en un imposible para los aficionados. Aún así, los cuatro clubes que han participado en la competición pueden presumir de un puñado de nómadas incansables dispuestos a animar a su equipo allí donde dispute algún título. Además, para merengues y colchoneros el compromiso y la fe ciega en los suyos ha tenido recompensa. Mañana podrán disfrutar de la final de la Supercopa tras tres días de turismo y experiencias, en los que se han podido «empapar» de la cultura y costumbres del reino saudí. La única peña madridista que solicitó oficialmente entradas al club blanco fue la peña Ramón Mendoza de Alcalá de Henares, que cuenta con una quincena de hinchas en la Supercopa.

Desde que se anunció la nueva sede del torneo nacional se dispararon las incertidumbres sobre cómo sería el trato hacia las hinchas españolas y las restricciones que podrían sufrir. Desde allí, José Sedano, miembro de esta expedición alcalaína, despeja las dudas: «El trato a todos nosotros ha sido excepcional y con especial amabilidad hacia las mujeres». Pero aún así no se muestra tan optimista como el presidente de la RFEF, Luis Rubiales, muy satisfecho por el impacto que esta competición ha tenido en la sociedad saudí. «El fútbol contribuye a la unidad y al desarrollo de la mujer en este país. Por primera vez aquí hemos visto como hombres y mujeres han asistido juntos al fútbol», afirmó Rubiales. En cambio, José Sedano, aunque también aprecia el desarrollo que permite el deporte, se muestra más prudente: «Creo que queda mucho para una verdadera apertura, pero es verdad que estos eventos también ayudan a cambiar poco a poco la mentalidad respecto al papel de la mujer en la sociedad». Como para cualquiera que vaya de turismo a Arabia Saudí, el choque cultural es inevitable, desde la restricción con el alcohol, al peso de la religión en el día a día o la vestimenta de las mujeres.

La peña Ramón Mendoza también ha podido «confraternizar» en este viaje con peñas internacionales, como los 'Jordans blancos de Jordania:

Imagen de los 'Jordans blancos de Jordania'RM

En los últimos días se aseguraba que el Real Madrid, a diferencia de su rival de mañana (el Atlético de Madrid), no pagaría a sus aficionados las entradas de ambos partidos, sólo garantizando la devolución del coste de la final si el Real Madrid no se hubiese clasificado. Sin embargo, Sergio de Pablos, Director Comercial de Traveleus, agencia que organiza los desplazamientos de esta peña, asegura que «el Real Madrid ya nos regaló, a posteriori, las entradas de los dos últimos Mundiales de Clubes que disputó». Así que no descarta que lo volviese a hacer ahora. «Es un club señor», añade Sergio.

Desde esta peña confirman la casi nula presencia de españoles estos días en Yeda: «Durante nuestra estancia sólo nos hemos encontrado con otros cinco». Estos madrileños también han aprovechado el viaje para visitar Egipto, de donde regresaban ayer para ver la final de esta tarde en Yeda: «Decidimos ampliar el viaje a El Cairo porque Arabia todavía se está abriendo al turismo y la oferta es limitada». Pero aunque en Arabia no hay tanto contacto con turistas españoles, Sergio asegura que «lo conocen casi todo sobre nuestro fútbol, se saben las alineaciones de memoria». Un ejemplo más del poder que tiene este deporte para acercar culturas, aunque no sea el único medio necesario. El presidente del conjunto blanco, Florentino Pérez, también se desplazaba el viernes a Yeda para animar a los suyos para la final ante el Atlético. En juego está el primer título del año.

Esta expedición de hinchas merengues participará en el lleno que lucirá el King Abdullah Sports City de Yeda, que a dos días de la final ya sólo disponía de 6.000 entradas libres de 62.000, la capacidad total del estadio. El Valencia-Real Madrid contó con apenas 40.000 espectadores y el Barça-Atlético subió hasta los 58.000, una expectación de la que Luis Rubiales se muestra orgulloso: «Este formato ha relanzado la competición, que ahora despierta pasiones más allá de España. De hecho, en derechos televisivos ha pasado de generar dos millones a casi quince». Aunque los aficionados españoles en Arabia Saudí sean contados.