Fernando Alonso en modo Le Mans en el Dakar: «Adelanté como a 60 coches»

El asturiano, que salía en la posición número 113 tras su vuelco de ayer, ha logrado meterse en el Top-10 de su general

Fernando Alonso sale de su Toyota Hilux
Fernando Alonso sale de su Toyota Hilux FOTO: Bernat Armangue AP

El piloto español Fernando Alonso aseguró este jueves que se puso «un poco en modo Le Mans» y logró adelantar a cerca de 60 vehículos durante la undécima y penúltima etapa del rally Dakar, donde le tocó partir en la posición número 113. «Hemos contado unos 60 coches que hemos adelantado hoy, era un sin parar, pero afortunadamente en las dunas hay mejor visibilidad porque no hay polvo, así que puedes ir adelantando por la derecha y por la izquierda. Ha sido una experiencia positiva», valoró Alonso, que acabó la etapa con el octavo mejor tiempo.

«Es un poco salvaje lo que tenemos que ir haciendo por ahí. Había gente que se atascaba en las dunas y había que buscar otros sitios para pasar sin saber cómo estaban. Después los camiones dejan una rodera impresionante. Hemos vivido una día de experiencias tremendas», aseveró. «Pero creo que nos ha salido muy bien. Nos hemos metido en el ‘top 10’ otra vez y de cara a mañana es una buena posición para salir», apuntó.

El asturiano consideró que se ha dado demasiada importancia al vuelco que sufrió al atravesar una duna este miércoles en la décima etapa. «Se exagera todo lo que hacemos. Cuando hacemos segundos en una etapa, se exagera como si fuese el récord mundial, y cuando volcamos en otra, también. Hoy cuando recuperamos la cobertura tenía como 60 mensajes de gente preguntándome si estaba bien. Se está hablando mucho más del vuelco que de hacer segundos. Tampoco quiero darle mucha importancia», agregó.

El ovetense valoró como un «buen aprendizaje» todo el contraste de experiencias que está viviendo en el Dakar, con momentos tanto buenos como malos: «Hace dos días abríamos pista durante 300 kilómetros, donde fuimos el primer coche de todos, y hoy estábamos atrás casi con los camiones de asistencia saliendo», recalcó. Alonso admitió que la etapa maratón del miércoles, donde él mismo y su copiloto Marc Coma tuvieron que reparar el Toyota Hilux tras el vuelco ya que ningún competidor podía disponer de mecánicos, fue una experiencia «muy enriquecedora».

«Es todo muy salvaje lo que se vive aquí. Ayer íbamos a un lugar remoto, estábamos solos durmiendo en unas literas sin asistencia, y hoy salíamos para volver aquí. Han sido 48 horas enriquecedoras y sobre todo muy divertidas adelantando a tantos coches», reiteró.

De cara a la duodécima y última etapa del rally, Alonso indicó que su objetivo será ser competitivo «otra vez» y terminar de nuevo entre los diez primeros. «Las sensaciones son inmejorables, con ganas de acabar y que sea una etapa limpia y disfrutar de ese último día», comentó Alonso, que a falta de los últimos 379 kilómetros se encuentra en la decimotercera posición de la clasificación general.

Preguntado por una valoración del rally ya a punto de terminarlo, Alonso reconoció que han sido días de «dura competición pero con una sorpresa muy positiva que ha sido el ritmo». «Tenía un poco más de preocupación porque son etapas de 500 kilómetros y pensaba que podía estar a muchos minutos de los líderes en cada etapa y, sin embargo, no ha sido así. Estoy muy contento en ese sentido», concluyó.