Fútbol

Messi se queda sin sobrasada

El Ibiza se mide al Barça «Hasta la panadera, que antes casi ni te hablaba, te pregunta por el partido», dice uno de sus capitanes

Los jugadores del Ibiza celebrando el pase a dieciseisavos después de derrotar al Albacete (Paco natera/ud ibiza)
Los jugadores del Ibiza celebrando el pase a dieciseisavos después de derrotar al Albacete (Paco natera/ud ibiza)Los jugadores del Ibiza celebrando el pase a dieciseisavos después de derrotar al Albacete

Lujo, vacaciones, playas de agua cristalina, fiestas, yates ... Todo eso es Ibiza. Pero hoy y gracias a un modesto club de Segunda B, que se ha empeñado en cambiar el rumbo de su historia, la cuna del movimiento hippie es también fútbol. «Antes Ibiza sólo sonaba por las discotecas. Ahora hemos conseguido que el fútbol también esté de moda», cuenta orgulloso Fran Grima, jugador de la Unión Deportiva Ibiza Elvissa.

El club, refundado hace menos de un lustro gracias al impuso de la familia Salvo, es una de las revelaciones de la Copa. Viene de dejar por el camino a la Ponferradina y al Albacete, en la tanda de penaltis, y esta tarde se mide al Barça de Quique Setién.

«Lo que se está viviendo en la isla es una locura. Ahora bajas a por el pan y la panadera que hasta entonces casi ni te había hablado, te empieza a hablar de las entradas y del partido, que si dale un beso a no sé quién. Va a ser algo histórico», cuenta Gonzalo de la Fuente, uno de los capitanes del conjunto balear. «En el vestuario nos preguntamos: ‘‘¿Cómo serán?” Porque pasar de verlos en las noticias a tenerlos justo delante... No nos lo vamos a creer», dice Gonzalo. «Pero los vamos a mirar como si fueran otro equipo de nuestra categoría. Se les tiene respeto, pero miedo ninguno», le recuerda su compañero Grima.

Gradas supletorias, calles cortadas, una pantalla gigante y la ya famosa sobrasada de cada partido. Todo está preparado en Can Misses para recibir al Barcelona de Setién. «Lo de la sobrasada es muy gracioso porque al final de cada partido los aficionados de la Penya Pagesa le regalan una sobrasada al jugador que ellos consideran que ha sido el mejor del choque», confiesa Gonzalo. Eso sí. Siempre al del equipo local. «Messi se va a quedar sin probarla. Menos mal que no viene», apunta entre risas. «¡Ah! y en el entrenamiento del lunes, al que le toque tiene la obligación de acompañarla con alguna cosilla más y así almorzamos todos en el vestuario», señala entre más risas.

De caer eliminados en la última ronda del playoff, a ocupar la plaza del Lorca en Segunda B. De jugar en Regional hace sólo cinco temporadas a acariciar el ascenso a Segunda y jugar contra uno de los grandes de nuestro fútbol. Y es que desde que Amadeo Salvo rescatara al Ibiza en 2015, la entidad balear llevaba desaparecida desde 2010 por una deuda económica, el crecimiento del club ha sido espectacular. «Todo lo que nos prometió el presidente se está cumpliendo. Es un hombre de palabra que vino a la isla con un proyecto serio y que se empecinó en que el fútbol tenía que ser referencia aquí en Ibiza», dice Gonzalo, que a su llegada al club la temporada pasada no se terminaba de creer lo que había conseguido el ex dirigente del Valencia. «Cuando vi a un futbolista de la trayectoria de Borriello cambiándose a mi lado no daba crédito. Que un jugador de su trayectoria venga a un proyecto neonato como era el nuestro no podía ser posible. Pero eso demuestra la ambición y el hambre que tiene Amadeo».

Tercer clasificado del Grupo I de Segunda División B, los de Pablo Alfaro no le van a poner las cosas fáciles al Barça. Sin Messi, Piqué y Busquets que se quedan en Barcelona pensando en el partido del sábado ante el Valencia, el Ibiza sueñan con dar la primera gran campanada de la Copa. La isla del lujo y de los fiestas desenfrenadas, quiere demostrar al mundo que el fútbol allí está de moda. Que se lo digan a la panadera o a la Penya Pagesa.