España, campeona de Europa de waterpolo

Las españolas derrotaron a Rusia en la final (13-12) y logran el oro por segunda vez

Maica García fue clave para la victoria españolaZSOLT SZIGETVARYEFE

España demostró carácter para no venirse abajo cuando Rusia se puso con dos goles de ventaja (8-10) a falta de dos minutos y medio para el final del tercer cuarto. Era la ventaja más grande que había tenido cualquiera de las dos selecciones hasta ese momento del partido, pero España, en lugar de ser devorada por los nervios y las prisas sacó lo mejor de sí.

Con un parcial de cinco-cero las españolas enfilaron el camino hacia su segundo oro europeo. Y nadie más acertada ante la portería que la boya española, Maica García, que marcó dos de sus cuatro goles en ese parcial. Las hermanas Espar también colaboraron. Anna, que había marcado el primero de España en el partido, sumó un gol más en ese final y otro su hermana Clara. A Anna no le asustó el visible arañazo en el muslo del que se quejaba al final del primer cuarto. El trabajo lo completó Paula Leiton, la otra boya del equipo, que puso en el marcador el 13-10 que decidía la final. Los dos goles de las rusas que llegaron después sólo sirvieron para darles falsas esperanzas.

Las españolas, dirigidas por Miki Oca, trabajaron muy bien en defensa y Laura Ester volvió a demostrar por qué ha sido la mejor portera del campeonato. Con España en inferioridad, evitó un tanto que hubiera puesto a España tres abajo en el marcador. Y en pleno vendaval español en los últimos minutos volvió a hacer otra parada decisiva antes del 13-10 que consiguió Leiton.

A España le costó despegarse porque sufría en el camino de regreso en las transiciones. La buena defensa de las rusas las permitió anotar tres goles en contraataque que castigaban demasiado a España. Rusia sumaba con facilidad, pero a las españolas les costaba más. Aunque fue encontrando alternativas en los lanzamientos de Roser Tarragó y de Bea Ortiz, autora de tres goles, que fue elegida la mejor jugadora del campeonato.

El alto ritmo del partido, con un gran acierto goleador en los dos primeros cuartos era difícil de seguir para las dos selecciones y España se adaptó mejor al descenso de los dos últimos cuartos. A las rusas no le bastaron los cuatro goles de Prokofyeva, la más acertada en los lanzamientos.

España fue más fuerte en el agua y en la cabeza de sus jugadoras. Ya lo habían demostrado las españolas en la semifinal, al derrotar a la anfitriona, Hungría, y volvieron a hacerlo en la final. Sólo se dejaron ir en la celebración, cuando sonaba el himno español y a alguna, como Laura Ester se le saltaban las lágrimas. La emoción estaba justificada. España vuelve a estar en lo más alto del waterpolo europeo.