Real Madrid

Las pesimistas palabras de Zidane sobre Hazard

El entrenador del Real Madrid habló sobre la lesión del jugador tras el Levante-Real Madrid

La Liga Santander - Levante v Real Madrid
Hazard, levantado del césped por Aitor Fernández en el Levante-Real Madrid FOTO: JON NAZCA Reuters

Ochenta y dos días estuvo el Real Madrid sin Eden Hazard desde su lesión frente al PSG en la Liga de Campeones a finales de noviembre hasta su regreso la semana pasada en el Bernabéu también frente al Celta. Mucho tiempo sin el jugador franquicia que Zidane negoció muy bien, tanto que a la vuelta del belga el equipo era líder de la Liga. El mediapunta llegaba a tiempo para el «solomillo» del curso: los octavos de la Champions ante el Manchester City y el clásico liguero frente al Barcelona. Eso es lo que parecía, pero no está tan claro después de ver cómo el ex del Chelsea se fue del césped del Ciutat de Valencia: cojeando y con claros gestos de dolor que venían de la pierna derecha, más concretamente de ese tobillo que tiene en vilo a todo el madridismo. Lo primero que hizo al cruzar la línea de cal fue hablar al oído a Zizou, el primero que supo lo que le pasaba a su estrella. «No tiene buena pinta, la verdad, ojalá sea sólo el golpe, pero está muy dolorido y es el mismo tobillo donde tuvo la lesión», confirmaba ZZ.

Eden se sentó en el banquillo entre James y Areola y le pusieron una enorme bolsa de hielo en la parte exterior de la articulación que le ha mantenido casi tres meses de baja esta temporada. La peor imagen posible con la semana que viene por delante, con dos de los compromisos más decisivos a la vista. Intentó un taconazo el belga y tuvo un contacto con su defensor. Lo siguiente que hizo fue tratar de entrar en el área, pero la pierna ya no le respondía igual. Se mantuvo unos minutos más en el partido, hasta que el balón se fue fuera y apareció Vinicius.

No había querido forzarlo en ningún momento Zizou, que pudo haberle dado minutos tanto en Copa del Rey frente a la Real Sociedad como en la visita a El Sadar. Prefirió guardarlo para evitar imprevistos como el de ayer en Valencia. «Esperemos a mañana (hoy) a ver qué pasa con las pruebas que le van a hacer», continuaba Zidane.

La lesión del «7» descentró al Madrid, que desde su adiós no volvió a tener el control del partido y acabó cediendo el liderato y la segunda derrota del campeonato, después de la de Mallorca, que sirvió para que el equipo arrancase una buenísima racha, la que le llevó a lo más alto de la tabla. «Hemos perdido cinco puntos en dos partidos y estamos jodidos por esta situación. Son fases de la temporada y ahora lo que tenemos que hacer es ganar el próximo día en casa», explicaba Zidane.

Se rompió en Valencia la buena racha en el torneo fuera de casa de los blancos, que ya iba por las cuatro victorias consecutivas (Vitoria, Getafe, Valladolid y Osasuna). La quinta no llegó por culpa, otra vez, de la falta de puntería, especialmente en la primera mitad, cuando tuvo ocasiones claras para adelantarse en el marcador. «No estoy preocupado porque esto es el fútbol. Tuvimos muchas ocasiones en el primer tiempo para hacer la diferencia y ellos marcaron en su única oportunidad», cerraba Zidane tras una noche sin buenas noticias.