Fútbol

El Atlético sigue en racha y gana al Villarreal 3-1

El equipo de Simeone remonta y coge impulso después de ganar al Liverpool el martes

ATLÉTICO DE MADRID - VILLARREAL
El centrocampista del Atlético de Madrid Koke (d) juega un balón ante Iborra (2-i), del Villarreal, durante el partido de Liga en Primera División que disputan esta noche en el estadio Wanda Metropolitano, en Madrid. EFE/Rodrigo JiménezRodrigo JiménezEFE

El Atlético aprovechó el impulso conseguido contra el LIverpool para derrotar al Villarreal, incluso superando obstáculos que hasta no hace muchas semanas eran suficientes para que las cabezas de sus jugadores se alejaran del partido. El Atlético presionaba arriba y el Villarreal esperaba atrás, forzando al Atlético a desgastarse de esa manera que tan poco le gusta, obligado a llevar la iniciativa del partido. Los amarillos aguardaban con paciencia que llegara su oportunidad de echar a correr a la espalda de los defensas rojiblancos.

Y así le llegó el gol. Gerard Moreno se salió del área para no competir por los mismos espacios que Paco Alcácer. Más liberado, sin un defensa encima, pudo levantar la cabeza para mirar y lanzar un centro al área que se enconctró con la defensa rojiblanca. Pero Alcácer, más despierto que nadie, atrapó el rechace para mandarlo a gol.

Gerard, internacional y goleador en la breve etapa de Robert Moreno, no se conforma con trabajar en el área contraria. También bajaba a tapar las subidas de Peña, el lateral derecho al que abroncaba en una jugada por su tardanza en el regreso, y lo ayudaba para contener la entrada por ese costado de Lodi y Vitolo.

El equipo amarillo tenía la velocidad para salir y la seguridad de tener a Asenjo detrás. Él solo mantuvo el marcador a cero durante muchos minutos. Los rojiblancos se desesperaron con una doble parada en la misma jugada, primero a un remate de cabeza de Morata y después al remate de cabeza de Vitolo tras el rechace. Aguantó Asenjo, que volvió a parar un cabezazo a Morata antes del empate del Atlético. El portero del Villarreal no llegó a tiempo de tapar el remate de Correa y sólo alcanzó a tocarlo con los pies para retrasar su entrada en la portería.

En lugar de derrumbarse, el Atlético siguió insistiendo y Simeone, encarnado en la figura del Mono Burgos en el banquillo, buscaba soluciones. La entrada de Trippier en el costado derecho no tardó en dar resultados. Llegó hasta la línea de fondo y puso el balón en la cabeza de Koke. El capitán y su ausencia son parte de la explicación del mal momento rojiblanco hace unas semanas.

No ha tenido su mejor comienzo de temporada el «6» rojiblanco, pero ocupa espacios que otros no cubren y esconde defectos de los demás y hasta virtudes propias con su trabajo callado y seguro.

Más visibles son las paradas de Oblak, especialmente acertado con una mano pegada al poste para detener un disparo de Alberto Moreno. El portero esloveno es un valor de presente. Joao Félix tiene aspecto de ser de hoy y de siempre. Marcó el tercero con un disparo desde fuera del área. El Atlético suma futbolistas para afrontar la parte más complicada del año.ha vuelto