Fútbol

El Clásico: De Jong, un segundo por delante

Ruben Jongkind, una de las personas que lo llevó al Ajax, destaca que sus “valores genéticos de explosividad y la capacidad técnica y para driblar” le hacen tener más tiempo para decidir. En el Barcelona todavía no ha explotado del todo, pero es el que más partidos ha jugado

La Liga Santander - FC Barcelona v Getafe
De Jong, durante un partido con el BarcelonaALBERT GEAReuters

“Eran tres amigos: Matthijs de Ligt, Carel Eiting y Frenkie de Jong, tres chavales inteligentes, amables y profesionales”, recuerda en conversación con LA RAZÓN Ruben Jongkind, uno de los directores del Plan Cruyff, que en ese momento trataba de recuperar en el Ajax la esencia del juego de Johan, desde la base. El camino de esos tres amigos se separó: Eiting continúa en el conjunto de Ámsterdam; De Ligt es central de la Juventus y De Jong ha cumplido uno de los sueños que tenía de niño fichando por el Barcelona. “Estuvo hasta los 16 años en la academia del Willem II, que es un club de la primera holandesa, pero no de gran fama. Ya le habíamos visto y se lo recomendamos a Overmars, que tomó la decisión de comprarle para el Ajax”, desvela Jongkind sobre Frenkie. En su primer año en el Barcelona es el segundo futbolista de la plantilla (sin contar al portero Ter Stegen) con más minutos, 1.947, por los 2.176 de Piqué, pero el rubio centrocampista ha participado en 33 de los 36 partidos que lleva el equipo esta temporada. Era un fijo para Valverde y también lo es para Setién, que, como su predecesor, trata de buscarle su sitio. Aunque su sitio, en realidad, son muchos.

“Lo puedo hacer mejor”, ha sido una de las frases más repetidas por el propio jugador desde que llegó a la Ciudad Condal. Y es que pese a que nadie duda de su calidad, también hay quien critica que no está jugando al nivel que mostró en el Ajax y que le llevó a ser considerado el mejor centrocampista de la pasada Champions. El último en hacerlo ha sido un mito como Gullit, que considera que su participación no está influyendo en el juego, pese a que De Jong está en el “top 10” de jugadores que más pases ha dado en LaLiga, además con más de un 92 por ciento de acierto, sólo superado por el 95 por ciento del madridista Kroos. “Cada persona necesita un tiempo de adaptación y él sólo tiene 22 años. El sistema del juego también es un poco distinto que en el Ajax, donde él jugaba más defensivamente”, asegura Jongkind. Su sitio habitual los últimos años había sido más el de Busquets, pero en el Barcelona juegan los dos y Frenkie se va a uno de los interiores e incluso ocupa una posición más adelantada, pero en realidad está preparado para ocupar cualquier lugar del centro del campo. “Cuando llegó al Ajax claramente tenía mucha habilidad en driblar y en el control de la pelota. Él decía que nunca escuchó mucho a los entrenadores y que seguía driblando y haciendo sus acciones individuales. También tiene unos valores impresionantes genéticamente de explosividad”, explica Jongkind. Según ha confesado De Jong en varias entrevistas en su país no estar de niño en una academia como la del Ajax, el PSV o el Feyenoord probablemente ha sido una ventaja para poder desarrollar esas capacidades, porque allí le hubieran obligado solamente a jugar para ganar los partidos. Pero pese a sus cualidades, llegar a la escuela del Ajax le sirvió para dar un paso más. “Tuvo que aprender a ser un profesional, la intensidad y el volumen del entrenamiento y sobre todo el trabajo físico: a eso no estaba acostumbrado. También algunos aspectos tácticos eran importantes como el de profundidad y el tercer hombre (el compañero libre para tener superioridad)”, dice Jongkind, “Su explosividad, su control de balón y su ritmo de acción contribuyen a su capacidad táctica, a tener más tiempo para tomar decisiones y a que también domine la defensa pro activa, es decir, defender cuando estás atacando para anticipar dónde va a llegar el balón. Él domina todo esto y podría jugar en todas las posiciones centrales o interiores”, insiste. “Creo que lo que tiene que mejorar es su remate”, continúa Jongkind, que ahora está aplicando su método en el FC Volendam, un modesto equipo de la segunda holandesa que pelea por el ascenso en el que él es el asesor estratégico, Wim Jonk (ex internacional holandés) es el entrenador y también está el español José Mari Amorrortu.

“Es receptivo, tiene ganas de aprender y mejorar, no sé hasta donde puede llegar, no tiene techo. Está ofreciendo un gran rendimiento y esperamos que siga mejorando”, asegura Quique Setién de su jugador. La predisposición la ha mostrado desde siempre: suele ver sus partidos repetidos para detectar los errores y una de las primeras cosas que hizo después de fichar fue aprender español. De Jong es el apellido más común de Holanda. Significa “el joven”. Va a disputar su segundo Clásico.