Fútbol

Los problemas del Barça de Setién (y no sólo en el Clásico)

El técnico no encaja las piezas del club azulgrana

Real Madrid - Barcelona
Quique Setién, en el banquillo del Santiago BernabéuRodrigo JiménezEFE

El Barcelona se hundió en la segunda parte en el Santiago Bernabéu y lo pagó con una derrota merecida que supone un cambio de líder. «Queda mucha Liga», fue el mensaje de los jugadores, el técnico y presidente Bartomeu, lo que es cierto, pero no es menos cierto también que el equipo azulgrana volvió a encontrarse con problemas en el mismo sitio de siempre. «A veces no sabemos salir bien del saque de puerta cuando nos presionan», confesó Busquets. Y como consecuencia se multiplican las pérdidas de balón en campo propio. «Y no es lo mismo perderlo en tu campo que en el del rival, te van metiendo atrás y al final te pueden hacer un gol», continuó Piqué.

Las zonas de movimiento del encuentro reflejan cómo en la primera parte del Clásico el Barça tuvo mucha presencia en campo contrario y pisó bastante el área, mientras que en la segunda la mayor concentración es alrededor de Ter Stegen y en ningún caso hay una parte roja en la zona de ataque. El Real Madrid decidió ir a presionar arriba con una defensa prácticamente hombre a hombre: Ter Stegen se queda libre, pero no encuentra a quién dar la pelota y la acababa prácticamente rifando, porque Benzema vigilaba a Umtiti, Vinicius a Piqué, Isco era la sombra de Busquets, Carvajal la de De Jong, Valverde acechaba a Jordi Alba, Marcelo a Semedo y Casemiro estaba retrasado, casi como un tercer central, por si acaso el balón llegaba a Leo Messi, para que no tuviera espacios. Pero en pocas ocasiones logró hacerlo, casi nunca afrontó el argentino la dirección que llevaba a la portería de Courtois en ventaja. La pelota se quedaba en el camino. Según la web especializada «Whoscored», el Barcelona perdió la posesión 28 veces en el partido: doce de ellas fue más cerca de su meta que de la contraria, y siete prácticamente a mitad de camino. Ya sufrió de una forma similar ante el Athletic en Copa y contra el Betis y el Getafe en Liga. Estos dos últimos se quedaron cerca de dar la sorpresa. «A veces es normal que tú falles, pero cuando el rival te aprieta como ha hecho. Estábamos advertidos de sacar el balón rápido para evitar esta presión, pero no es fácil contra jugadores así», confesó tras el Clásico Setién, a quien le chirriaron otras piezas de su alineación a medias entre sus decisiones y la falta de plantilla por la mala planificación y por las lesiones.

Lo que más tiene es centrocampistas, pero en los últimos duelos ha acabado colocando a Arturo Vidal y De Jong en los costados, y allí se anula lo bueno que tienen para aportar prácticamente nada. También está el Barcelona carente de futbolistas con capacidad de desequilibrio, más allá de Messi. Nadie regatea y la cadena de pases no es suficiente para desbordar al rival, como pasó en Nápoles. Echa de menos Setién a Dembélé y no termina de confiar en Ansu Fati. Pero esto es lo que tiene para acabar el curso.