Fallece Michel Hidalgo, el seleccionador de Francia que ganó a España la Eurocopa 84

Ha muerto a los 87. Su fallecimiento no está relacionado con la pandemia de coronavirus

El balón que pasó por debajo del cuerpo de Arconada en la final de la Eurocopa 84, esa falta lanzada por Platini, que se deslizó por debajo del portero español cuando parecía que lo había dominado, fue la gloria para Michel Hidalgo. El seleccionador francés la había rozado en el Mundial 82, donde su selección fue la que mejor fútbol hizo con el centro del campo que formaban Platini, Giresse, Tigana y Genghini. En el 84 había sustituido a Genghini por Luis Fernández para ser más fuerte pero igual de brillante.

Con Platini en su mejor momento, nadie ha superado los nueve goles que marcó en aquella Eurocopa de sólo cinco partidos, Hidalgo consiguió el primer gran título para el fútbol francés, mucho antes de la aparición de Zidane y toda su generación.

Hidalgo ha muerto a los 87 años y su fallecimiento nada tiene que ver con el coronavirus, según ha confirmado el sindicato de futbolistas franceses, que él mismo presidió. Michel Hidalgo fue jugador y entrenador, pero también sindicalista, presidente del sindicato francés y uno de los impulsores de Fifpro, el sindicato mundial de futbolistas. Allí luchó contra los “contratos indefinidos” de los futbolistas, una versión francesa del derecho de retención que impedía a los futbolistas españoles cambiar de equipo sin el consentimiento de su club y con sólo un aumento del diez por ciento en su ficha hasta los años 80.

Como jugador triunfó en el Stade Reims liderado por Raymond Kopa y con el que jugó la final de la primera Copa de Europa que perdió contra el Real Madrid. Después, fichó por el Mónaco, con el que ganó dos Ligas y dos Copas.

Como entrenador tuvo una breve carrera antes de ser elegido seleccionador en 1976. Su carrera en el banquillo de la selección coincidió con la época de Platini, la más brillante de Francia hasta el Mundial 98. La suya fue la primera selección de integración. Había futbolistas de origen africano, como Tigana o Tresor y otros de origen español como Amorós o Giresse. Él mismo era hijo de un obrero metalúrgico español emigrado a Francia.

Cuando abandonó el banquillo de “les bleus” fue contratado por Bernard Tapie para dirigir al Marsella, una época oscura por el personaje que dirigía el club.