NBA

Coronavirus

La NBA desoye las presiones de Donald Trump

La Liga descarta hacer cualquier tipo de movimiento antes de mayo. La suspensión definitiva acarrearía unas pérdidas de 800 millones de dólares

En marzo la COVID-19 paró todo, hasta el deporte
Adam Silver, Comisionado de la NBAANDREW GOMBERTEFE

Con Estados Unidos adentrándose en las semanas críticas de la pandemia de coronavirus, el Comisionado de la NBA, Adam Silver, no espera que se tome ninguna decisión sobre la posible reanudación de la temporada 2019-20 hasta al menos el mes de mayo. Y eso siendo muy optimista. Silver habló el lunes en la cuenta de Twitter de la NBA como parte de la nueva iniciativa #NBATogether. “Esencialmente, lo que le dije a mis amigos durante la última semana es que deberíamos aceptar que, al menos durante el mes de abril, no estaremos en condiciones de tomar decisiones”, dijo Silver. “Y no creo que eso signifique necesariamente que el 1 de mayo lo estaremos”. Y eso después de que el presidente Donald Trump hiciera un llamamiento a las grandes ligas estadounidenses para reiniciar su actividad cuanto antes. La NBA no ha tomado ninguna decisión sobre si la primera fase se reanudará o se irá directamente a los playoffs, ni tampoco que formato tendrá. De no poderse completar la temporada la NBA perdería cerca de 800 millones de dólares.

La NBA fue la primera de las principales ligas deportivas profesionales de Estados Unidos que suspendió de forma indefinida la competición debido a la amenaza COVID-19, y lo hizo después de que el pívot de los Jazz de Utah, el francés Rudy Gobert, se convirtiera en el primer jugador de la liga en dar positivo por el virus. La temporada regular de la liga debería terminar el 15 de abril, y los playoffs comenzar tres días después. En el momento de la suspensión todavía quedaban 259 partidos por disputarse.

El primer objetivo de los responsables de la NBA es encontrar un método rápido y fiable para detectar el coronavirus y así convertir en real la posibilidad de volver a la competición. Múltiples fuentes de la liga aseguran que se están planteado hacer análisis de sangre “similares a la diabetes” y con el pinchazo de un dedo los resultados podría tenerse en 15 minutos.

Los Laboratorios Abbott, con sede en Illinois, comenzaron a enviar sus pruebas de respuesta rápida a todo Estados Unidos la semana pasada, según un informe del “Washington Post”. Se dice que las pruebas, que han sido aprobadas por la Administración de Alimentos y Medicamentos de los Estados Unidos (FDA), dan los resultados entre cinco y trece minutos.