Los problemas para encajar a Griezmann en el Barcelona (y un dato para defenderlo)

El Barça se enfrenta al Celta con la necesidad de ganar si quiere meter presión al Real Madrid en la lucha por el título

Quique Setién tiene buenas palabras para Griezmann: «El trabajo que hace es encomiable». Y eso no se le puede negar al francés, que lo mismo se le ve en el área propia defendiendo que tirando un desmarque, tras otro, tras otro, sin que el balón le busque a él casi nunca. Aunque no fue ese el motivo por el que le contrató el Barcelona. Eso era un añadido a un jugador que tenía que completar un ataque de lujo con Luis Suárez y Messi, pero a punto de finalizar la Liga no ha terminado de encajar. Los números generales no son maravillosos, pero tampoco malos, con 14 goles entre todas las competiciones. Además, han sido tantos que suman. En la Champions logró el 1-1 en Nápoles en la ida de octavos y en los siete encuentros que ha visto puerta en Liga (son ocho dianas, porque contra el Betis hizo doblete) siempre ha anotado el primer gol de su equipo, que suele ser el más difícil. El problema es que cuando no marca, no brilla, es invisible y casi siempre está fuera del funcionamiento colectivo del grupo, por mucho que aporte ese trabajo sucio. Los 120 millones que costó le exigen un paso más que no ha conseguido en ninguna de las posiciones de ataque. Ni por la izquierda, donde le falta desborde y es donde menos cómodo se encuentra; ni en la derecha, lugar habitual de Messi; ni como «9». Quería el Barcelona encontrar al sustituto de Neymar y no lo ha encontrado ni en Dembélé ni en Coutinho ni en Griezmann, fichajes de más de cien «kilos» cada uno. Bien es cierto que con el brasileño los dos últimos años el Barça tampoco había arrasado.

Griezmann llegó al Camp Nou torcido después de haber rechazado al club azulgrana el verano anterior y no lo ha podido enderezar en el campo. Ha participado en 30 de 31 partidos de Liga, 28 veces como titular y 15 de ellas llegando a completar los 90 minutos. Tendrá una nueva oportunidad ante el Celta, en otro día en el que los azulgrana no pueden fallar si quieren meter presión al Real Madrid. Mientras se duda de la estrella gala, jóvenes como Riqui Puig podrían ser titulares, pues no están Busquets y De Jong, y Arthur tiene la cabeza en la Juve.