El coronavirus hace estallar la burbuja del fútbol

Cuatro positivos en dos días, entre ellos el madridista Mariano y el sevillista Gudelj, amenazan la vuelta de la Liga de Campeones y de la Liga Europa

Lo que en un principio parecía un regreso perfecto del fútbol a la actividad tras el confinamiento se esta viniendo abajo con el paso de los días. La Liga Santander consiguió terminar sus once jornadas sin imprevistos sanitarios y eso mismo parecía que iba a suceder con la Liga SmartBank. Todo cambió cuando se destapó el «caso Fuenlabrada», que ha dado paso a un goteo constante de positivos que amenaza con explotar definitivamente la burbuja que el fútbol había creado contra la COVID-19.

Solamente en el día de ayer se supo que en Primera, en el Sevilla, había dado positivo Nemanja Gudelj (él mismo lo anunció en redes sociales) y que el Almería y el Zaragoza, dos equipos de Segunda implicados en el playoff de ascenso, también tenían infectados de coronavirus en sus filas. Ya el martes se hizo público que el madridista Mariano estaba aislado en su casa por precaución después de que la alarma saltase al realizarle el examen en su domicilio. Unos casos que amenazan seriamente las competiciones que quedan pendientes este curso y, de alguna manera, ponen en riesgo los planes que ya están establecidos para la temporada que viene, que arrancaría a principios de septiembre.

El coronavirus está creando más problemas ahora que cuando el fútbol se puso en marcha. Seguramente en ese primer momento, los protocolos del CSD y la Liga se beneficiaron de que los deportistas, en su gran mayoría, habían estado confinados como el resto de ciudadanos. De ahí pasaron a los campos de entrenamiento y de esas sesiones de trabajo, a la competición. En ese proceso, sólo los positivos del Fuenlabrada complicaron las cosas. Todos los demás casos están llegando ahora que los jugadores han tenido unas pequeñas vacaciones entre el final de Liga y la preparación de las competiciones europeas, en el caso de Primera; y entre el fin de la fase regular y los playoffs, en el de la Segunda.

Tras ese paréntesis ha aparecido el positivo de Mariano en el Real Madrid y el del sevillista Gudelj, ambos descubiertos en las analíticas previas a la reanudación de los entrenamientos. El club andaluz confirmó que su centrocampista estaba con buena salud y asintomático, además de sin contacto con el resto del grupo. Al parecer todo controlado, aunque es un contratiempo para un equipo que la semana que viene afronta los octavos de la Liga Europa frente a la Roma en Alemania.

En el caso del Zaragoza, según también un comunicado del club, el futbolista en cuestión llegó a entrenar con sus compañeros, porque en el primer test dio negativo. Y no fue hasta que ayer se levantó con molestias que se le volvió a realizar la prueba y entonces apareció el positivo. El Almería, otro a la espera de saber si puede luchar por ascender a Primera, confirmó un contagiado antes de empezar a retomar el trabajo y activó el protocolo de la Liga. Incluso se va a proceder a la clausura y la desinfección de todas las dependencias del estadio de los Juegos del Mediterráneo. Fuera del fútbol la cosa no pinta mejor y, ayer, tres corredores del Emirates que participaban en la Vuelta a Burgos fueron apartados tras haber estado en contacto con un positivo.