Sólo hay tres destinos posibles para Messi

Manchester City, PSG e Inter pueden pelear por su fichaje, aunque la dificultad principal es salvar el fair play financiero

Volver a reunirse con Guardiola; juntarse con Neymar o explorar un nuevo universo en el Inter de Milán. Ésas son las tres posibilidades que puede contemplar Messi para abandonar el Barcelona: Manchester City, PSG o Inter de Milán. El dinero de los clubes que no dependen del fútbol sino de multimillonarios dispuestos a gastarlo es el único que puede conseguir que Messi cambie de equipo.

El City es la opción más probable. No sólo por el dinero, sino porque, salvando la dificultad del idioma, es el entorno más amable para el jugador argentino. En Manchester volvería a encontrarse con Guardiola en un equipo que juega con el mismo estilo que el que le hizo triunfar en el Barcelona. Además, tiene allí a su gran amigo el “Kun” Agüero y la estructura deportiva del club la manejan dos hombres con pasado azulgrana, Txiki Begiristain y Ferran Soriano.

El entorno es un asunto importante para Messi, que salió de Rosario con 13 años para fichar por el Barcelona y lleva 20 años en el club azulgrana. No es un jugador predispuesto a los cambios y la presencia de embajadores que le hagan más fácil la llegada es un punto a favor del club inglés.

En el PSG se volvería a encontrar con Neymar. Los jugadores del Barcelona, encabezados por Piqué y por el propio Leo, hicieron fuerza para el regreso del brasileño al Camp Nou. Y ahora que el equipo parisiense ha estado cerca de la Copa de Europa pueden pensar que es la pieza que les falta.

El Inter tiene las ganas y el dinero, pero le falta el entorno. No sólo por los amigos que le puedan hacer más cómodo el traslado, sino por la compañía en el campo. El equipo milanés tiene a Lukaku y a Lautaro, pero ni siquiera le dio con eso para seguir adelante en la Liga de Campeones, donde coincidió con el Barcelona en la fase de grupos.

El Inter quedó tercero en la primera fase de la Champions y cayó a la Liga Europa, pero tampoco pudo ganarla. Cayó en la final contra el Sevilla. Eso es lo que puede convencer a Messi de que el Inter no es su lugar, por muchos números que hagan los propietarios asiáticos de la entidad para intentar la contratación del argentino. A su favor está la presencia de Lautaro en el equipo, un jugador perseguido por el Barcelona. Una operación que incluyera a los dos jugadores podría hacer más sencillo el fichaje, pero cargaría de presión a Lautaro y abarataría considerablemente el traspaso de Messi, lo que puede ser de difícil explicación para los aficionados.

La gran dificultad para todos los clubes en el fichaje de Messi, especialmente para el Manchester City y para el PSG, que ya han sido investigados por la UEFA, es el fair play financiero. Messi cobra 100 millones brutos al año, alfo difícil de equilibrar para cualquier entidad por muchos traspasos que haga en estos tiempos de pandemia.

La cláusula de 700 millones es una dificultad salvable. Para salir, el Barcelona tendría que ponerle un precio asumible aunque elevado. El ejemplo son los 100 millones que pagó la Juventus por Cristiano Ronaldo.