Tenis

Djokovic puede con Bautista en la semifinal de Cincinnati y va a la caza de Nadal

El serbio suma este año 22 victorias y ninguna derrota. Necesitó tres horas y un minuto. Se medirá en la final con Raonic. Puede igualar el récord de 35 Masters 1.000 de Rafa

Novak Djokovic
Djokovic se impuso a Bautista en las semifinales de CincinnatiFrank Franklin IIAP

Como si el circuito no hubiera parado seis meses, Novak Djokovic disputará hoy en Cincinnati una nueva final. Su última víctima fue Roberto Bautista y el balance del serbio en 2020 es 22 victorias y cero derrotas. El número uno del mundo se impuso en la semifinal del primer Masters 1.000 del año por 4-6, 6-4 y 7-6 (7/0) en tres horas y un minuto. Su rival por el título será Milos Raonic. El canadiense venció por 7-6 (7/5) y 6-3 al griego Tsitsipas y disputará su primera final de Masters 1.000 desde 2016. Nole busca seguir con su año perfecto. Ya fue campeón de la Copa ATP, del Abierto de Australia y en Dubai. La final en Cincinnati es la antesala del Abierto de Estados Unidos que arranca el próximo lunes.

Djokovic ganó como hacía en los viejos tiempos. No fue sólo por su tenis, hubo circunstancias ajenas al partido que le “ayudaron”. En el arranque del segundo set hubo un primer parón por las molestias en el cuello que le han martirizado durante todo el torneo. Bautista había sido superior en la primera manga, pero la aparición del fisioterapeuta de la ATP alteró el ritmo del partido. No fue lo único. Cuando el segundo set marchaba 4-4 y Bautista había anulado el break que había sumado Nole llegó otro parón. Esta vez fue por la amenaza de lluvia. Otro stop. La organización decidió que había cerrar el techo. Sí con cuatro iguales y sin que hubiera empezado a llover decidieron que había que jugar “indoor”. El regreso significaron tres juegos seguidos del de Belgrado. Lo justo para apuntarse la segunda manga y arrancar la tercera por delante.

Bautista fue capaz de recomponerse. Incluso llegó a ponerse por delante con un break después de un juego interminable, pero los peores momentos del serbio ya habían pasado o eso pareció. Instauró el equilibrio de inmediato y en el sexto juego logró una ruptura que apuntaba a decisiva con un globo imposible. Con el partido perdido, con 5-2 en contra, Bautista regresó. El número uno del mundo empezó a acumular errores y el español sumó cuatro juegos seguidos e incluso dispuso de un saque para alcanzar la final. Ahí reapareció Nole. Le funcionó la derecha y el drive de Bautista se agotó. Se alcanzó el tie break y en el desempate sólo jugó Djokovic. Unos saques directos, unos regalos de Bautista con la derecha y a la final. Después de más tres horas de pelea, Djokovic tumbaba a Roberto con un tie break en blanco. El serbio busca hoy (19:00, Movistar Deportes) su trigésimo quinto título de Masters 1.000 con lo que igualaría el récord de Rafa Nadal.