¿Cómo serán los partidos de la Liga 2020-21?

La competición se pone de nuevo en marcha el 11 de septiembre muy influida todavía por el coronavirus

La Liga 2020-21 ya tiene calendario, están fijados los horarios de las dos primeras jornadas y arrancará con siete encuentros el próximo viernes 11 de septiembre. Como sucedió con el torneo pasado, será un campeonato influido muy directamente por el coronavirus y la nueva normalidad seguirá vigente.

A puerta cerrada

Por el momento y hasta nueva orden los partidos de la Liga 2020-21 se van a disputar a puerta cerrada. No hay otra opción y más teniendo en cuenta la gran cantidad de rebrotes que se están produciendo en muchas zonas de España. Algunas ciudades están tomando medidas propias de la fase 1 de la desescalada, con lo que no parece posible que el público, ni siquiera en un número reducido, vuelva a las gradas.

Pausa de hidratación

Esta medida, que se estableció por el poco tiempo que los futbolistas habían tenido para preparar el regreso del fútbol tras el confinamiento y para paliar la acumulación de partidos, seguirá vigente. Con dos “tiempos muertos” en cada encuentro, especialmente en aquellos lugares en los que el calor todavía apriete a mediados de septiembre.

Cinco cambios

La FIFA tomó en julio la decisión de mantener la regla de las cinco sustituciones por equipo hasta junio de 2021, en un claro intento de proteger la salud de los futbolistas. Lo confirmó para todas las competiciones internacionales y a partir de ahí, las ligas nacionales pueden mantenerlo también en su reglamento. Algunos creen que favorece a los equipos grandes, pero también hay teorías que apuntan a que los más pequeños encuentran ahí una ventaja en los minutos finales.

Medidas anti Covid

Después de lo que ocurrió con el caso Fuenlabrada, la Liga no quiere más sobresaltos de este tipo. Y por eso, al igual que la UEFA ha anunciado para sus competiciones, cuando se produzcan casos positivos en un equipo, se aislará a esos jugadores y siempre que el club tenga 13 disponibles el partido podrá disputarse. Si hay que aplazarlo se buscarán fechas alternativas y si no se encuentran, el equipo “culpable” de la suspensión perdería el partido y los puntos correspondientes.