España - Alemania: Gayá salva en el descuento el debut de Luis Enrique (1-1)

El lateral igualó en el último instante el choque contra los germanos, que se habían adelantado con gol de Timo Werner

España no se quita de encima la sensación de ser una constante búsqueda. Eso sugería la alineación de Luis Enrique en su regreso. Doblaba el lateral en la derecha con Carvajal y Jesús Navas y mandaba a Ferran Torres a la izquierda en su estreno con la Roja.

Busca un once el seleccionador y se apoya en algunos de los de siempre. En De Gea, que sostuvo a España con sus paradas antes del descanso. Y en Busquets, que mantiene su puesto por delante de la defensa. Pero mientras el portero pareció regresar a sus mejores tiempos, con seguridad y reflejos, el mediocentro parece superado por el paso de los años. Tanto que Thiago terminó ayudándole a sacar la pelota desde atrás antes de que lo sustituyera Mikel Merino.

Pero con eso parecía que no le iba a alcanzar a España para superar a Alemania. La diferencia era un gol, el de Timo Werner en la segunda parte. La diferencia entre jugar con «9» o sin él. O mejor dicho, entre tener acierto o no. Rodrigo no supo aprovechar el despiste de Trapp, el portero alemán, en una salida para rematar el 0-1 a puerta vacía. No se fió de su pierna derecha y dio tiempo a que se recupera la defensa alemana. Eso fue lo que sucedió en el partido, mientras España pensaba, Alemania hacía.

La Roja no se rindió nunca y consiguió dar la vuelta al empuje inicial de los alemanes para acabar mandando en el partido. Lo hizo en el final de la primera parte y volvió a hacerlo en el final, cuando ya se trataba de buscar el empate.

Luis Enrique buscó el desborde que faltaba con la entrada de Ansu Fati tras el descanso. Y el debutante, uno de los más jóvenes de la historia de la selección, estuvo a punto de encontrar el empate en un cabezazo. Lo encontró, de hecho, pero lo anuló el italiano Orsato por una falta de Sergio Ramos, que le despejó el camino de rivales para que pudiera rematar con comodidad.

Los nuevos eran los que insistían en la llegada. Óscar, por la izquierda, en el último cuarto de hora, y Mikel Merino, que buscaba soluciones de cabeza.

Por arriba llegó la solución en un gol con pasado valencianista que remató Gayá en el área pequeña. Centró Ferran Torres, remató Rodrigo de cabeza y el lateral izquierdo cazó la pelota suelta para confirmar el empate.

Era el premio a la insistencia de España y el castigo para Alemania, más preocupada por defender el resultado que por rematar el partido a pesar de que mostraba más debilidad en defensa que en ataque. No se puede culpar de eso a la ausencia de la mayoría de jugadores del Bayern que ha ganado la Champions hace dos semanas.

Luis Enrique encuentra motivos para el optimismo, aunque da la sensación de que la búsqueda no ha terminado.