Messi atacó a Bartomeu, ¿contestará el presidente?

El “10″ acusó al máximo mandatario del Barcelona de mentir y de hacer mal su trabajo, pero éste se salió con la suya: el «10» no se va

No hubo reacción del Barcelona a las palabras de Messi en esta guerra en la que de puertas para afuera han actuado como si no pasara nada. La versión oficial es que el jugador tenía contrato y que no estaba en venta y que si se quería ir tenía que pagar 700 millones. Pero se reunieron con el padre y agente del argentino y había tensión, lógicamente. Al final, en cierto sentido, Bartomeu se ha salido con la suya porque el «10» va a aguantar el año de contrato que le queda y él no va a quedar como el presidente que vendió al mejor jugador de la historia del club, pero Messi no quería que eso quedara así y por si había alguna duda hizo público su malestar con el máximo mandatario y con su junta. Les dijo de todo. En la entrevista en «goal.com» disparó con fuerza afirmando que Bartomeu había faltado a su palabra y que no tenía proyecto deportivo. A ningún otro empleado se le permitiría eso. Pero este es Messi.

El capitán paró hace meses la renovación que estaba en curso porque no lo veía claro y la respuesta de Bartomeu ante todo eso siempre fue una sonrisa y decir que Leo acabaría su carrera en el Camp Nou. Algo falla en el relato de cada uno. Esta última afirmación está claro que no era verdad porque el jugador afirma que lleva toda la temporada avisando de que quería cambiar de aires y se iba a marchar. Pero, por otro lado, si tenía tan claro, como ha dejado entrever, que deseaba marcharse, se lo podía haber dicho al club en junio y así no hubiera habido posibles interpretaciones del contrato y de la cláusula: se va libre y fin de la historia. Pero esperó a ver cómo terminaba el curso porque el Barça empezó la Liga tras el confinamiento como líder y estaba vivo en la Champions. Todo fue un desastre. Si hubiera ganado, ¿también hubiera deseado marcharse? Sólo lo sabe Messi.

Los desencuentros con el presidente han sido constantes: el despido de Valverde no gustó; después, el enfrentamiento con Abidal, el director deportivo, que insinuó que la plantilla se estaba acomodando; más el «Barçagate» y las empresas que contrató el club que difamaron a jugadores; además de la carta después de la bajada de sueldo por la pandemia en la que el capitán criticó las formas que había tenido la junta de poner a los jugadores en el disparadero.

Bartomeu queda marcado por las duras palabras de Messi, pero no parece que vaya a contestar. Responderá con una sonrisa y llegará hasta el final de su mandato en marzo. Messi cumplirá a regañadientes su año de contrato y si el nuevo presidente le convence (y el año deportivamente no va mal), podría hasta renovar. Si no, se irá gratis en el verano de 2021.