La Federación Española de Pádel tiene nuevo presidente: Ramón Morcillo

Se terminó la carrera electoral en la Federación Española de Pádel con la elección del principal candidato, Ramón Morcillo Valle, hasta la fecha presidente de la Federación Extremeña de Pádel.

Este 4 de septiembre, tras recibir los votos de los diversos entes federativos, la Asamblea General de la FEP nombraba a Morcillo como su nuevo máximo dirigente, sustituyendo en el cargo a Alfredo Garbisu, quien estuviera al frente de la institución durante los últimos 4 años.

Cuatro años que han supuesto pasos adelante en el seno de la institución pero también numerosos enfrentamientos con federaciones territoriales y también con la propia Federación Internacional de Pádel por su apoyo a Portugal en la creación de la Federación Europea de Pádel. Cuatro años que Garbisu despedía con una carta en la que agradecía a todos los que le habían acompañando por esa senda, muchas veces tortuosa, así como al Comité Olímpico Español por su apoyo y, por supuesto, al nuevo presidente, quien ya estuvo a su lado estos cuatro años como secretario general, por lo que tiene experiencia más que sobrada en el cargo y sabe los problemas a los que se enfrenta la FEP (especialmente las divisiones internas de opinión).

Así pues, tras recibir Morcillo el apoyo de los asistentes a la Asamblea, ahora deberá trabajar por mantenerlos unidos y construir un organismo fuerte, que lave su imagen con la FIP, que siga haciendo crecer el pádel de menores y, sobre todo, que mejore a nivel de gestión, número de federados, económicamente y en sus relaciones con el circuito profesional. En el mismo acto también fueron elegidos los nuevos miembros de la Comisión Delegada.

En una etapa complicada por la pandemia y la falta de competiciones, Ramón Morcillo tiene mucho trabajo por delante. Ojalá que cumpla todos los objetivos que se marca para su mandato y que al término del mismo, las distintas federaciones autonómicas sigan unidas por el bien común.