Los otros escándalos sexuales que sacudieron el fútbol inglés

Foden y Greenwood no han sido los primeros en saltarse la cuarentena por “motivos sexuales" ni este el primer “affaire” que sacude la Premier

Los jugadores Phil Foden, del Manchester City, y Mason Greenwood, del Manchester United, han generado un gran escándalo en Inglaterra tras ser expulsados de la concentración de la selección inglesa. Los futbolistas llevaron al hotel de concentración a dos mujeres, que posteriormente la prensa inglesa identificó como Nadia Sif Lindal Gunnarsdottir, de 20 años y candidata a Miss Universo por Islandia, y su prima Lara Clausen, de 19 años.

Sin embargo, estos jugadores no han sido los primeros en saltarse la cuarentena establecida para prevenir los contagios por Covid-19 ni este el primer “affaire” sexual que sacude al fútbol inglés.

El pasado mes de mayo, Callum Hudson-Odoi, primer jugador de la Premier League en dar positivo por coronavirus el 13 de marzo, también se vio envuelto en un escándalo similar. El futbolista de 19 años, que milita en las filas del Chelsea, contactó por internet con una mujer para que le hiciera compañía en su casa y envió un vehículo para que la recogiera, a pesar que ello significaba romper la cuarentena en Reino Unido. Según publicaron los rotativos británicos, el jugador había pedido a la mujer que llegara a su domicilio usando lencería. Una vez allí, ella decidió llamar a los servicios de emergencia para pedir asistencia médica, pues aseguró no sentirse bien.

Días antes, Kyle Walker, jugador del Manchester City, protagonizó un “affaire” similar al contratar a dos damas de compañía. Tras este hecho, el defensor se disculpó por “decepcionar” a los seguidores de su equipo y a su familia.

The Sun compartió un comunicado del propio jugador: “Quiero aprovechar esta oportunidad para emitir una disculpa pública por lo que ocurrió la semana pasada. Entiendo que mi posición como futbolista profesional conlleva la responsabilidad de ser un modelo a seguir. Como tal, quiero disculparme con mi familia, amigos, club de fútbol, seguidores y el público por decepcionarlos (...) Mis acciones están en contraste directo con lo que debería haber estado haciendo con respecto al confinamiento”.

"Hay héroes ahí fuera salvando vidas y estas semanas he tratado de apoyarles y destacar su sacrificio. Mis acciones van en contra de lo que debería ser el confinamiento de emergencia, pero quiero reiterar el mensaje: “Quédate en casa, estate a salvo”, añadió el futbolista a modo de disculpa.

Un largo historial

La Premier League cuenta con un largo historial de escándalos sexuales que ha copado los tabloides casi tanto como sus logros deportivos. Uno de los más sonados fue el de la agencia de lujo ‘Cinderella Escorts’. El Daily Star Online destapaba en octubre del año pasado una trama de fiestas sexuales en la que frecuentan jugadores casados de la liga inglesa.

La agencia de lujo revelaba que entre sus clientes había varios futbolistas de la Premier League que acuden a las fiestas sexuales organizadas en palacios privados y yates multimillonarios. “Tengo jugadores de fútbol que veo a menudo en estas fiestas” comentaba una fuente de ‘Cinderella Escorts’.

En febrero de 2018, otro escándalo sacudió la liga inglesa y corrió como la pólvora en redes sociales. Dele Alli, mediocentro ofensivo del Tottenham, acaparó la atención al ser grabado mientras mantenía relaciones sexuales con una mujer. Se trataba de una grabación de Dele Alli, en el que una chica que al parecer era su pareja (Ruby Mae) le estaba practicando una felación. Se trata de un vídeo de unos 12 segundos, totalmente íntimo, y el jugador de los ‘Spurs’ decidió emprender acciones legales.

En 2015, el protagonista de un escándalo que traería consecuencias fue el Leicester City. El club anunciaba el despido de tres futbolistas, incluido el hijo del entrenador, por un cuestionado vídeo sexual que protagonizaron durante una gira del equipo en Tailandia.

Tom Hopper, Adam Smith y James Pearson, hijo del entonces técnico Nigel Pearson, fueron desvinculados del club de la Premier League con efecto inmediato debido a su conducta y sus comentarios racistas.

En la grabación, que fue difundida por los medios británicos, se puede ver a los jugadores realizando comentarios racistas y agrediendo verbalmente a tres tailandesas con las que tenían sexo en una habitación de un hotel en Bangkok.

John Terry, antiguo emblema de la selección inglesa, también ha visto su nombre ligado a diversos escándalos sexuales. En el año 2005, le fue infiel a su esposa con nueve mujeres, pero el “affaire” más sonado y que acaparó decenas de columnas en los rotativos ingleses fue su relación en 2010 con la novia de Wayne Bridge, de quien fue compañero en el Chelsea.

Según los medios británicos, Terry era el amigo más cercano de Bridge en el equipo londinense y las dos parejas solían salir juntas. Terry y Vanessa Perroncel iniciaron una relación de cuatro meses. La modelo de ropa interior francesa se quedó embarazada y abortó por requerimiento del jugador. Este escándalo le llevaría incluso a perder su brazalete como capitán de la selección inglesa.