Ansu Fati, un nuevo problema para el Barcelona

El destino del futbolista está ahora en manos del agente de Cristiano Ronaldo, Jorge Mendes

El Barcelona vive momentos de incertidumbre. Después de frenar el intento de salida de Leo Messi, que sigue en el club en contra de su voluntad, ahora surge en el horizonte un nuevo problema económico y deportivo con el jugador con más futuro de su plantilla, Ansu Fati.

Estrella en el último partido de la selección española, con la que se convirtió en el goleador más joven de toda su historia, Ansu Fati tiene todavía dorsal del filial en el Barcelona, al que le une un contrato hasta 2022 con una cláusula de rescisión de 170 millones de euros.

Esa cifra subiría hasta los 400 millones en el momento en que Ansu sea miembro de pleno derecho del primer equipo. Se ampliaría entonces el contrato hasta 2024, tal y como está pactado, pero faltaría acordar la importante subida de sueldo que acompañaría a ese incremento de la cláusula. Y el hombre que debe negociar con el Barcelona ese aumento de sueldo es el poderoso agente portugués Jorge Mendes, nuevo representante de Ansu Fati.

Según han publicado diversos medios, el Barcelona ha reconocido que ha rechazado una oferta de 150 millones por su joven futbolista. Mendes exigirá al club una notable mejora en el contrato de Ansu Fati para que su sueldo esté en consonancia con las cifras en las que se está valorando al delantero.

Hasta aquí el problema económico, que con Jorge Mendes en la operación es imprevisible cómo puede terminar. Pero, además, está el problema deportivo. En el club dudan si apostar por Ansu Fati o contratar a un delantero con más experiencia.

El nuevo entrenador, Ronald Koeman, ya le señaló la puerta de salida a Luis Suárez, pero el uruguayo todavía sigue en el club, con el que tiene un año más de contrato.

El exceso de población en la delantera es evidente. Además de Suárez, el Barcelona tiene en su plantilla a Leo Messi, Antoine Griezmann, Ousmane Dembélé, Martin Braithwaite, Trincão y Ansu Fati. Siete futbolistas a la espera de que salga Luis Suárez y con la posibilidad de que el puesto del uruguayo sea ocupado por el neerlandés Memphis Depay, al que Koeman ya dirigió en la selección de Países Bajos.

El fichaje de Memphis supondría un golpe para las aspiraciones de Ansu Fati, que podría ver cómo pasa de ser el jugador de moda en la selección a ocupar un papel secundario en el Barcelona.

Jorge Mendes observa todos los movimientos del club. Nadie conoce el mercado mejor que el agente portugués, el hombre que ha guiado la carrera de Cristiano Ronaldo. Mientras no esté cerrado completamente el nuevo contrato de Ansu Fati, el Barcelona no podrá estar tranquilo.