Un rescate milagroso: unos curas de fiesta salvan de ahogarse a un ex boxeador

Su kayak había volcado y empezó a rezar. Entonces llegaron los sacerdotes

Se ahogaba, se moría. Así que al boxeador Jimmy MacDonald no se le ocurrió otra cosa que rezar: “Está bien, creo que podría morir hoy. Creo que podría ser esto. Oré a mi señor y salvador Jesucristo por ayuda”. aseguró después. Porque se salvó, inesperadamente, de milagro, y eso es literal. O eso piensa él.

El exboxeador estaba de vacaciones en el lago George, en Nueva York, cuando salió a navegar con su kayak. No se dio cuenta de que se iba a alejando. Incluso hubo quien le ofreció ayuda, pero la rechazó.

Las olas le empujaban a la deriva.

Hasta que tumbaron el kayak . “Pensé que iba a morir. Me sentía absolutamente impotente y deseaba haber pedido ayuda antes".

Y ocurrió. “Fue un movimiento del Espíritu Santo”. "ese día, esa era nuestra misión, estar presentes y ayudar a quien lo necesitaba” , han asegurado dos de los seminaristas y sacerdotes de los Padres Paulistas del Seminario de San José en Washington, que pasaban por allí y que le socorrieron y salvaron. Estaban de fiesta durante un retiro espiritual.

Lo tomo como una señal de Dios de que me tiene aquí por alguna razón”, dijo Jimmy MacDonald.