El Madrid no encuentra el gol en su debut en LaLiga contra la Real Sociedad (0-0)

Buena primera parte del Madrid y partido más parejo tras el descanso, con opciones para ambos

Lo hizo bien el Madrid en su estreno en LaLiga. Bien en defensa, donde mandó Varane y su velocidad, después de que despidiese la temporada pasada con ese partido terrorífico en Manchester. Estuvo bien en el centro del campo, casi siempre dominando el partido. Y naufragó cuando el balón se acercaba al área, con muy pocas ocasiones claras para desequilibrar su encuentro contra la Real Sociedad. Es un mal que de vez en cuando le da al equipo de Zidane y que deja en nada o en no mucho partidos interesantes. No encontró la manera, ni cuando dominó durante todo el primer tiempo ni cuando el choque se igualó ya en la segunda parte y tuvo que cambiar de plan Zidane. Lo intentaron por el centrosin encontrar huecos y por la banda, sin encontrar precisión. Y se le pasó el primer choque del campeonato sin marcar y con la sensación de que se le escapaban dos puntos.

Fue el primer día y primera sorpresa de Zidane en la alineación. Siempre hay apuestas acerca de qué once va a salir y a qué jugador va a dejar fuera, pero casi nunca se apunta a Casemiro, porque es un futbolista fundamental y el que menos recambio, o al menos más complicado, tiene dentro de la plantilla. Pero Zidane supera los pronósticos siempre. Empezó LaLiga el campeón en Anoeta y lo hizo a lo grande, toda una declaración de intenciones, con Odegaard acompañando a Modric y a Kroos y con Rodrygo y Vinicius delante, rodeando a Benzema. Juventud y ataque sin casi precauciones. Es posible cambiar sin gastar un euro en fichajes.

Fue un Madrid con personalidad, pelota y valiente. Nada de rodeos o presentaciones o timidez en el primer día de curso: las cosas claras y el mensaje sin equivocaciones. Quiso la pelota y durante muchos minutos invalidó el plan de la Real Sociedad de presionar arriba. Con Modric y Kroos al mando y Odegaard algo más adelantado, tocó el equipo de Zidane que, poco a poco, se fue acomodando hacia la izquierda, donde el peso de Vinicius y Mendy superaba el otro lado, el de Carvajal y Rodrygo. El joven brasileño dejó detalles, pero la revolución siempre la hace Vini Jr. Y Mendy, cada vez más suelto, le ayuda porque no necesita volver.

Estuvo bien el Madrid con la pelota y cuando la perdía. Pero no apareció casi nunca con peligro en el área. Un par de remates de Benzema y un saque de esquina que enganchó Sergio Ramos. Muy poco para el dominio y su presencia en el campo. La Real, que vivió muy atrás, empezó a tener menos miedo y entre Merino y Barrenetxea fueron sacando al equipo. Entonces apareció Courtois, para hacer una parada de las suyas.

Todo se fue igualando, porque la Real dejó de tener miedo y buscó la espalda de un Madrid que se iba agotando. Imanol empezó a ver con más claridad el ataque de los suyos y dio paso a Silva. Zidane comenzó a ver más problemas en el centro del campo del Madrid y giró del talento al músculo de Valverde y Casemiro, mientras hacía debutar al canterano Marvin por Rodrygo. También jugó Arribas.

Pero no cambió la dificultad para crear ocasiones. Remiro, el portero de la Real Sociedad, que no mostró mucha seguridad, debió sufrir más.