Alaphilippe levanta los brazos para celebrar el triunfo... y le gana Roglic

El esloveno se impone en la Lieja-Bastoña-Lieja por las prisas del francés en la celebración

La maldición del maillot arcoíris suele manifestarse en temporadas de pocas o nulas victorias para los campeones del mundo. Pero no acostumbra a ser tan cruel como con Julian Alaphilippe. El francés celebró la victoria al esprint en la Lieja-Bastoña-Lieja antes de tiempo. Levantó los brazos de manera precipitada, dejó de dar pedales y Primoz Roglic, que no renunció hasta el final lo adelantó sobre la raya. Roglic es el ganador de la clásica de Lieja.

Al francés podrían haberlo descalificado por cruzarse en el camino del suizo Hirschi, que remontaba por la izquierda de Alaphilippe y tuvo que cortar su progresión cuando el francés se le echó encima.