Carol Solberg, la jugadora de Voley que se atrevió a gritar “Fuera Bolsonaro”

La brasileña se ha convertido en el azote del Gobierno, entre otras cosa por la gestión del Covid-19, y ahora se enfrenta a una dura sanción económica e incluso a su suspensión

El regreso del voley playa en Sudamérica quedó en un segundo plano cuando Carol Solberg, que acababa de ganar la medalla de bronce en la primera etapa del circuito brasileño, disputada en Río de Janeiro el pasado 20 de septiembre, tomaba el micrófono tras una entrevista televisiva y gritaba “Fora Bolsonaro”.  Ahora, tras una denuncia de las altas instituciones deportivas se enfrenta a una dura sanción económica e incluso a su suspensión.

Su osadía no pasó desapercibida ni para la Confederación Brasileña de Voleibol (CBV), organizadora del torneo, ni para la Comisión de Atletas de Vóley de Playa que repudiaron su actitud y presentaron una denuncia ante el Tribunal Superior de Justicia Deportiva de Brasil. Sus críticas hacia el gobierno brasileño pueden costarle muy cara a tenor de los cargos por lo que será juzgada.

Según la denuncia que ha salido a la luz, la deportista está acusada de incumplir los artículos 191 y 258 del Código Brasileño de Justicia Deportiva (CBJD). El primero indica que un deportista es sancionable por “incumplir o dificultar el cumplimiento de la normativa, general o especial, de la competición”. Y el segundo por actitud antideportiva: “Asumir cualquier conducta contraria a la disciplina o ética deportiva no tipificada por las demás normas de este Código”. Aunque Carol podrá recurrir, se enfrenta a una sanción de hasta 6.000 euros por el incumplimiento del artículo 191 y a la suspensión de hasta seis meses por su supuesta actitud antideportiva.

Sin embargo, lejos de retractarse, la brasileña reafirmó su posición mediante un mensaje en Instagram en el que agradece el apoyo recibido y cuestiona al  gobierno de Jair Bolsonaro por, entre otros temas, “despreciar la educación”y “no haber evitado la sangría de muertes por la pandemia de Covid 19”. “No soy activista, pero me siento en la obligación de posicionarme y es lamentable y curioso que pueda ser sancionada por ejercer mi libertad de expresión contra este desgobierno”, declaró tras conocer el contenido de la denuncia contra ella.

“Ojalá pudiera contestar a cada uno de ustedes, pero es imposible manejar tantos mensajes. Solo quiero decirles que me sentí abrazada por todo este amor. Mi grito es por el Pantanal que arde en llamas en su mayor incendio registrado y continúa ardiendo sin ningún plan de emergencia del gobierno. Por el Amazonas. Por la política cobarde contra los pueblos indígenas. Por creer que se podrían haber evitado tantas muertes durante la pandemia actual si no hubiera habido descuido de las autoridades y falta de respeto por la ciencia. Por ver un gobierno con total desdén por la educación y la cultura. Por ver que cada vez son más los negros asesinados y sin las mismas oportunidades. Por tener un presidente que tiene el valor de decir que “el racismo es raro en Brasil”. Escuchamos mentiras día tras día y no puedo ir a la cancha como si todo esto me fuera ajeno. Hablé porque creo en la voz de cada uno de nosotros. Vivimos en democracia y tenemos derecho a hablar y a gritar nuestra indignación. No soy de ningún partido, no soy activista, soy deportista. Eso es lo que me gusta ser. Amo mi deporte, represento a mi país en campeonatos del mundo desde los 16 años y espero que el ambiente deportivo sea siempre un lugar democrático, donde los deportistas tengan libertad de expresión y conozcan la importancia de su voz. Estamos en el lado correcto de la historia”, escribió Carol en su perfil de Instagram en el que cuenta con casi cien mil seguidores.

View this post on Instagram

Gostaria de poder responder a cada um de vocês, mas é impossível dar conta de tantas mensagens. Só quero agradecer demais e dizer que me senti abraçada por todo esse amor. O meu grito é pelo Pantanal que arde em chamas em sua maior queimada já registrada e continua a arder sem nenhum plano emergencial do governo. Pela Amazônia que registra recordes de focos de incêndios. Pela política covarde contra os povos indígenas. Por acreditar que tantas mortes poderiam ter sido evitadas durante a atual pandemia se não houvesse descaso de autoridades e falta de respeito à ciência. Por ver um governo com desprezo total pela educação e cultura. Por ver cada dia mais os negros sendo assassinados e sem as mesmas oportunidades. Por termos um presidente que tem coragem de dizer que “o racismo é algo raro no Brasil”. São muito absurdos e mentiras que nos acostumamos a ouvir, dia após dia. Não posso entrar em quadra como se isso tudo me fosse alheio. Falei porque acredito na voz de cada um de nós. Vivemos em uma democracia e temos o direito de nos manifestar e de gritar nossa indignação com esse governo. Não sou de nenhum partido, não sou ativista, sou uma atleta. É o que gosto de ser. Eu amo meu esporte, represento meu país em campeonatos mundiais desde meus 16 anos e espero que o ambiente esportivo seja sempre um lugar democrático, onde os atletas tenham liberdade de expressão e que saibam da importância da sua voz. Saber que todas as pessoas que eu admiro e que são importantes pra mim estão do meu lado, me faz ter certeza de que estou do lado certo da história. Tamo junto!

A post shared by Carolina Salgado Solberg (@carol_solberg) on

Tras su contundente mensajes la deportista ha denunciado recibir amenazas y se ha visto obligada a desmentir lo que considera una campaña difamatoria en su contra. “No recibo una beca para deportistas. No estoy patrocinada por el Banco do Brasil. Protéjase de las noticias falsas”, se puede leer en otro de los mensajes subido por la deportista en redes sociales.