Lo que sintió Djokovic tras volver a dar un pelotazo a un juez de línea

El número uno está en cuartos de final de forma impecable: sin ceder un set y con buenas sensaciones. Su rival será Pablo Carreño

Fue pura mala suerte, pero volvió a pasar. Djokovic fue a restar un saque de Khachanov, llegó apurado y tocó la bola con el canto, con tan mala suerte que salió en dirección al juez de línea y le dio en la cara. Fueron circunstancias distintas a las del US Open, que le costaron la descalificación del Grand Slam neoyorquina. En ambas ocasiones fue sin querer, pero en Estados Unidos se pudo haber evitado si el serbio hubiera contenido la rabia y en París fue totalmente fortuito. Se disculpó el número uno y no le afectó, pues siguió jugando un partidazo ante un rival muy exigente. Después le preguntaron por ello. "Fue un déjà vu muy incómodo. Espero que esté bien. Intentaré verlo ", respondió.

Ha dado la casualidad también que justo dos días antes Djokovic se preguntó por qué seguía siendo necesaria la presencia de jueces de línea en las pistas, dado que con la tecnología se podría solucionar, como se vio con el nuevo sistema utilizado en el Masters 1.000 de Cincinnati el pasado agosto. La única respuesta que encuentra Nole es “por la tradición”, aunque también entiendo que es caro.