Los Lakers, LeBron y Davis desgastan a los Heat

El equipo californiano está a una victoria de proclamarse campeón de la NBA después de imponerse por 96-102 en el cuarto partido

Los Angeles Lakers están a una victoria de lograr el que sería su décimo séptimo anillo de campeones. Se impusieron en el cuarto partido de las Finales a los Heat por 96-102 y dominan la eliminatoria por 3-1. La defensa y el peso en el partido de LeBron James y Anthony Davis después del descanso fueron determinantes. Las dos estrellas estuvieron apagadas en los dos primeros cuartos. Cuando aparecieron lo hicieron para decidir. LeBron acabó con 28 puntos, 12 rebotes y 8 asistencias. Davis hizo 22 puntos, 9 rebotes y 4 asistencias. Los Heat no se rindieron hasta el último minuto y pese a la buena actuación de Herro, Robinson y Adebayo echaron de menos al mejor Butler.

La derrota de los Lakers en el tercer partido (115-104) después de haber dominado con claridad los dos primeros (116-98 y 124-114) había sembrado de interrogantes el cuarto capítulo de las Finales. ¿Cómo iba a responder LeBron después del mosqueo con el termino el choque anterior? ¿Qué rendimiento iba a ofrecer Anthony Davis tras su ausencia 48 horas antes? ¿Volvería el banquillo a ser tan importante? Las dos estrellas de los Lakers estuvieron maniatadas en los dos primeros cuartos. Fueron intrascendentes. James, que acumuló 8 pérdidas en el tercer partido, sumaba cinco al descanso. Davis seguía sin ser la amenaza de los dos primeros días. Y aún así los Lakers mandaban en el intermedio (47-49). La razón estaba en el acierto de tres. Sus dos aleros, Greene y Caldwell-Pope, que se habían hartado a fallar en los dos primeros partidos recuperaron la puntería. Kuzma y Caruso ayudaron desde la segunda unidad. Los Lakers ofrecieron un notable 7/16 en el parón. Era la mejor forma de tapar las carencias que provocaba el trabajo de los Heat.

Miami recuperó a Bam Adebayo. El pívot regresó y el que no lo hizo fue Goran Dragic. Se probó antes de empezar, pero fue descartado entre lágrimas. Butler empezó como terminó el tercer partido. Aportó 11 puntos, sin errores en el tiro, en el primer cuarto. Adebayo le tomó el relevo y el resto del equipo estuvo demasiado irregular. Los errores en ataque los paliaron con un extraordinario trabajo en defensa.

La intensidad, la energía y la pasión llevaron a poner a los Heat por delante (50-49). Fue la señal que necesitaba LeBron para levantar la voz. James dio por primera vez la sensación de controlar el partido durante los minutos suficientes para que los Lakers volvieran a mandar. Con Miami siempre al acecho, Davis se sumó a la causa. Ambos anotaron 9 puntos en el tercer cuarto y fueron la clave para que los Lakers pudieran afrontar el último en ventaja (70-75).

Los puntos se encarecieron. La defensa de los Lakers se intensificó. La de los Heat llevó al rival a lanzar de tres y los nueve primeros intentos de LeBron y compañía no encontraron premio. El primer acierto fue obra de Caldwell-Pope. El exterior fue la mejor ayuda para LeBron y Davis. Terminó con 15 puntos y resultó providencial cuando cada canasta era un tesoro. La defensa de los Lakers hizo el resto. Después de encajar 124 puntos, los Heat no llegaron a la centena. Y lo que había sido una tortura en los tres partidos anteriores, el rendimiento en el último cuarto de los californianos, dio un giro radical. Un triple de Davis a falta de 40 segundos (91-100) fue la puntilla para el esfuerzo de los Heat. Su aportación, como la de LeBron y a la defensa, dejaron a los Lakers a una victoria del anillo.

96. Miami Heat (22+25+23+26): Herro (), Robinson (), Butler (), Crowder () y Adebayo () -quinteto titular- Nunn (), Olynik (), Iguodala (),

102. Los Angeles Lakers (27+22+26+27): James (), Greene (), Caldwell-Pope (), Davis () y Howard () -quinteto titular- Kuzma (), Rondo (), Caruso (), Morris (),

Árbitros: Zarba, Goble y Brown. Sin eliminados. Técnica a Caruso.

Incidencias: AdventHealth Arena. Cuarto partido correspondiente a las Finales de la NBA.