Polémica por la prohibición de que las mujeres trans jueguen al rugby femenino

World Rugby, a través de un comunicado, ha confirmado la decisión basada en “motivos de seguridad”. La Alianza Contra el Borrado de las Mujeres cree que se hace justicia

Las mujeres transgénero no podrán jugar al rugby femenino. World Rugby, a través de un comunicado, ha confirmado una decisión basada, según ellos, en “motivos de seguridad”.

“Como ocurre con muchos otros deportes, las diferencias fisiológicas entre hombres y mujeres requieren categorías de rugby de contacto dedicadas para hombres y mujeres por razones de seguridad y rendimiento. Dada la mejor evidencia disponible de los efectos de la reducción de testosterona en estos atributos físicos para las mujeres transgénero, se concluyó que actualmente no se puede garantizar la seguridad y la equidad para las mujeres que compiten contra mujeres trans en el rugby de contacto”, afirma el comunicado.

El texto añade que “Se sabe que los varones biológicos son entre un 25 y un 50% más fuertes, un 30% más poderosos, un 40% más pesados y un 15% más rápidos que las hembras biológicas”.

La nueva directiva, aprobada por World Rugby considera que “no es recomedable las mujeres trans jueguen al rugby de contacto femenino a nivel de élite e internacional del juego, donde el tamaño, la fuerza, la potencia y la velocidad son cruciales tanto para el riesgo como para el rendimiento”, pero no las excluyen las competiciones nacionales y si permite que los hombres trans pueden participar en el rugby de contacto masculino.

Si esta medida se extendiese a España, Alba Noa, la única jugadora trans de la máxima división del rugby femenino español vería truncada su carrera.

Críticas en el coletivo LGTBi

La medida, pese a ello, ha generado una oleada de críticas en el colectivo LGBT. “Decisiones importantes como esta deben basarse en evidencias sólidas y relevantes y trabajar en estrecha colaboración con las personas trans que practican este deporte”, aseguró, Nancy Kelley, directora ejecutiva de Stonewall, una organización benéfica LGBT.

Ante las críticas, World Rugby se compromete a revisar periódicamente la guía para monitorear y considerar cualquier nueva evidencia o investigación. Este compromiso incluye la financiación y el apoyo de más investigaciones transgénero específicas del rugby para informar mejor del riesgo de lesiones.

La institución lleva meses estudiando este polémico asunto, que genera un encendido debate con especialistas a favor y en contra de la inclusión de las mujeres transgénero en deportes como el rugby. De momento, es la primera federación deportiva internacional que toma este tipo de medida.

Tras conocerse el veto trans en el rugby, las redes estallaron con cientos de comentarios a favor y en contra de la nueva normativa. Desde la Alianza Contra el Borrado de las Mujeres consideran una buena noticia esta prohibición que garantiza la seguridad y la justicia para las mujeres.

Y sobre las criticas de Stonewall se muestran así de tajantes: “Stonewall LGBT ha protestado airadamente. Dice que hay que basarse en evidencias “sólidas”. Los varones biológicos son un 25%- 50% + fuertes, un 30% + potentes, un 40% + pesados y aprox. un 15% + rápidos que las hembras biológicas ¿Más solidas aún?"

Algunas jugadoras de Rugby también han dado las gracias al organismo internacional por esta decisión que esperan se extienda a otros deportes. “Muchas gracias a la reflexiva Junta pro-ciencia de @WorldRugby , que este pensamiento sano se extienda a otros organismos deportivos. Los deportes femeninos deben limitarse a jugadoras femeninas. Yo soy el número 44” se puede leer en uno de los “tuits”.