La estadística que lidera Nadal y que le hace letal: por eso es tan superior

El tenista español acaba de conquistar su decimotercer Roland Garros y su vigésimo Grande, empatando con Roger Federer

Rafa Nadal ya está descansando en Manacor después de su última hazaña: conquistar por decimotercera vez el mismo Grand Slam, Roland Garros, para llegar a los 20 títulos de este nivel e igualar a Roger Federer. La ATP recuerda que los números “respaldan” al tenista español y apuntan a varias de las claves de su juego que le hacen ser letal. El balear no es un gran sacador. Aunque ese primer golpe molesta porque es zurdo y utiliza bien el cortado o el servicio abierto desde la zona de la ventaja, desde luego no es su aspecto más destacado, pero en el resto... Durante las últimas 52 semanas nadie ha sido más eficaz que el manacorense para devolver los saques de los oponentes. Cuando le llega un primero, que suelen ser cañonazos a 200 kilómetros por hora o cerca, conquista el 36,9 por ciento de los puntos; Djokovic está cerca con el 34,9 y Schwartzman es tercero con 33,6. Cuando llega un segundo servicio, que habitualmente es un tiro con mucho efecto liftado, lo que hace que la bola bote y suba mucho, Nadal es capaz de ganar el 56,5 por ciento de los puntos, por el 55,3 de Nole. En esta estadística el “Peque” argentino les gana (57,1), pero Rafa es mejor en el promedio. El campeón en París suma el 37,4 por ciento de los puntos al resto, el serbio el 32,5 y Schwartzman el 33,3. Si vamos a la tierra batida, los números de Rafa se disparan ya que es capaz de llevarse casi la mitad de los juegos que disputa al resto: el 45,9 por ciento; con esa forma tan peculiar que tiene, que se va prácticamente hasta la valla de atrás para tener tiempo de leer la bola y tirar alto y profundo.

El otro dato en el que el balear es líder, esta vez empatado en el promedio con Djokovic, habla muy bien de la cabeza y la mentalidad que tienen ambos, de la capacidad de concentración, porque hace referencia a los puntos bajo presión. Así, Nadal es capaz de convertir el 47,2 por ciento de las oportunidades de break de las que dispone a favor (46,6 el serbio), mientras que salva 67,1 de las que tiene en contra (66 de Nole). El español gana el 62,5 de los tie breaks, aspecto en el que le supera el número uno del mundo, con 86,7, pero Rafa es casi infalible cuando el partido llega a un set decisivo, en el que ya no hay marcha atrás, todo o nada: el 87,5 por ciento de las veces es para él, mientras que para Djokovic, el 65.