Fútbol

Real Madrid: el himno de la Champions que todo lo cura... o eso espera Zidane

Asensio golpea a la pelota en el penúltimo entrenamiento del Real Madrid antes del regreso de la Champions
Asensio golpea a la pelota en el penúltimo entrenamiento del Real Madrid antes del regreso de la Championsrealmadrid.com

Vuelve a sonar esta semana el himno de la Champions, y sólo con las primeras notas de esa canción, al aficionado del Real Madrid, alucinado todavía por lo del sábado, se le cambia la cara y hasta perdona a su equipo espantadas como la del Cádiz. Al rey de Europa no le puede pasar algo así en su competición fetiche, quiere creer el madridismo, que afronta la búsqueda de este santo grial con la seguridad de que el Euromillón, que nunca toca, les cae fijo.

Además este año hay guiños inequívocos, como que hayan caído en ese mismo Grupo B el Borussia Mönchengladbach y el Inter de Milán, ambos víctimas en los años ochenta de esas noches de remontada del miedo escénico en el Bernabéu, en las que daba igual si había que marcar cuatro goles o cuarenta. Era seguro que el Real Madrid iba a hacer los tres primeros remates, las cuatro primeras faltas y sería el equipo que pasara de ronda.

Los veteranos, esos que dan carnés de madridista en función de si has visto o no jugar a Stielike, se quejan de que esta Champions ya no es igual que la vetusta Copa de Europa, con sus eliminatorias directas desde el principio, sin cabezas de serie ni grupitos para la recaudación televisiva. Pero este torneo lo que hace es adaptarse a los tiempos sin dejar de ser el más grande en el fútbol de clubes.

Dicen que no hay día más triste en la temporada para un aficionado que cuando eliminan de Europa a su equipo. Pero todos quieren correr ese riesgo, aunque el destino sea 31 días más tristes y un solo campeón.