Los aficionados de un equipo alemán golpean ollas y cacerolas para animar

Las restricciones por la pandemia en Alemania permiten que haya público en el campo, pero no gritar y cantar

Sheraldo Becker, del Union Berlín, intenta llevarse la pelota entre dos jugadores del Friburgo
Sheraldo Becker, del Union Berlín, intenta llevarse la pelota entre dos jugadores del FriburgoAndreas GoraAP

Los aficionados del Unión Berlín alemán han encontrado una curiosa manera de salvar las restricciones impuestas a los aficionados al fútbol en Alemania. Las normas permiten la entrada de un aforo reducido al campo, pero impiden gritar y cantar porque entienden las autoridades que son gestos que facilitan la transmisión del virus.

Los aficionados del equipo de la capital, de una naturaleza particular, suelen gritar el nombre de sus jugadores cuando anuncian las alineaciones por megafonía. En esta ocasión, en el partido que han jugado este sábado contra el Friburgo, sustituyeron el grito por tres aplausos.

Pero lo más original fue la manera que encontraron para animar a su equipo con la pelota en juego. Ante la imposibilidad de cantar y gritar los aficionados acudieron al campo “armados” con ollas y cacerolas que golpeaban para hacerlas sonar y así dar ánimos a sus jugadores.