Fútbol

Píldoras de ilusión en el Atlético

Parece que el equipo de Simeone sólo es ambicioso y valiente cuando no tiene nada que perder

Simeone, en el último entrenamiento del Atlético
Simeone, en el último entrenamiento del AtléticoEFE

Tres días y dos partidos han sido suficientes para ver las diferentes facetas del Atleti en cuanto al juego y sus intenciones con el balón. El partido de Champions League frente al Bayern en Múnich dejó patente que el equipo rojiblanco esta hoy por hoy a años luz de poder disputar el cetro europeo, pues la sensación de superioridad de los alemanes fue más allá incluso de un abultado resultado. El 4-0 en el Allianz Arena no reflejó la diferencia abismal entre los dos equipos.

Interesaba entonces ver cuál sería la reacción del Atlético en su vuelta a la competición domestica esperando una actitud de rebeldía, quizá de desahogo, demostrando que en LaLiga el nivel de los rivales permite creer en logros mayores que a los que se puede aspirar en Europa. Desgraciadamente no fue así y bastaron cinco minutos del partido ante el Real Betis para ver cuál sería la propuesta de cada equipo. Para entonces el Atleti ya había rifado tres balones largos desde la defensa sin ninguna intención de jugarlo y generar fútbol, dejando el peso de la creación a un equipo verdiblanco que no terminaba de tener la pegada suficiente para poner en apuros a Oblak. Pero como pasa en ocasiones cuando la ilusión esta en la lona, con la reanudación reapareció un Atleti ambicioso, valiente, veloz, con alternativas, calidad individual, finalizando jugadas y ganando el partido de forma justa. El equipo sigue invicto en LaLiga y es el menos goleado del campeonato. Lo que sigue dejando una semana más sin resolver, y ya son unas cuantas, es la incomprensible duda de por qué escoge ese camino únicamente cuando no tiene nada que perder.