Los equipos de F-1 bajan el sueldo a los pilotos

Las escuderías acuerdan un máximo de 25 millones de euros anuales entre los dos pilotos. Alonso llegó a cobrar 30 millones al año y Hamilton, en la actualidad, percibe 40

national anthem during the Formula 1 Heineken Grande Prémio de Portugal 2020, Portuguese Grand Prix, from October 23 to 25, 2020 on the Autódromo Internacional do Algarve, in Portimão, Algarve, Portugal - Photo Antonin Vincent / DPPI

AFP7 / Europa Press / Europa Press
25/10/2020 ONLY FOR USE IN SPAIN
national anthem during the Formula 1 Heineken Grande Prémio de Portugal 2020, Portuguese Grand Prix, from October 23 to 25, 2020 on the Autódromo Internacional do Algarve, in Portimão, Algarve, Portugal - Photo Antonin Vincent / DPPI AFP7 / Europa Press / Europa Press 25/10/2020 ONLY FOR USE IN SPAINAFP7 / Europa Press Europa Press

La medida, establecida por los propios equipos, entrará en vigor en 2023 con los nuevos contratos que se firmen y obedece a la intención de limitar los presupuestos que las escuderías han acordado con la FIA para marcar una cifra tope, 145 millones anuales (para el que llegue) y no disparar los costes. La intención es que haya más igualdad y reducir el impacto económico que tendrá, sobre todo en los equipos pequeños, las consecuencias de la pandemia.

El acuerdo fija que los 25 millones sería lo máximo que pueden cobrar los dos pilotos, aunque puede haber diferencias sustanciales. Uno cobrar un millón y el otro 24… De hecho, existe una excepción que podría superar esa cantidad, pero restándolo a los 145 millones del presupuesto del equipo. Esto no afecta a los acuerdos publicitarios que los pilotos pudieran tener fuera de su sueldo.

En 2018 pilotos como Alonso cobraban 30 millones de euros anuales (más acuerdos publicitarios), lo que supone unos 100.000 euros diarios. En la actualidad, Hamilton tiene una ficha de 40 millones (más publicidad) y está en pleno proceso de renovación. Desde Mercedes ya le han dicho que repetir la actual cifra es ciencia ficción. Además, la escudería alemana está jugando con el hecho de que el inglés no tiene mejor sitio al que ir que su actual equipo, que este fin de semana puede conquistar su séptimo título de constructores consecutivo.

Para su aprobación definitiva sólo quedaría el visto bueno de la FIA.