Joaquín, durísimo contra Koeman: “Conmigo, ni de utillero”

El jugador del Betis ha recordado la etapa en la que le tuvo de entrenador: “Sólo se preocupaba de tener 5 o 6 botellas de vino en la mesa”, dijo

Joaquín, del Betis, ya espera a Koeman y al BarcelonaAFP7 vía Europa Press AFP7 vía Europa Press

Este sábado el Betis mide al Barcelona de Koeman. Y Joaquín se reencuentra con un viejo conocido. El holandés fue su entrenador en una de las etapas más convulsas del Valencia. Con Koeman se heló la risa de Joaquín que se quedó sin ganas de hacer chistes. “No fue una experiencia agradable, la verdad. Me duele lo que pasó allí. Si fuese presidente, Koeman no estaría ni de utillero. Lo pasé muy mal, pasé página, nos dijimos de todo y duró poco. El sábado ni me va a saludar ni yo a él. No soy una persona rencorosa, los que me conocen lo saben” aseguró el delantero del Betis en el Larguero.

Koeman llegó al Valencia, ganó una Copa, pero el equipo casi desciende. Sin mano izquierda, se cargó a las grandes figuras del vestuario sin éxito. Intentó hacer una revolución, pero fue despedido antes de que todo se destruyera. Joaquín ya ha contado alguna vez lo que piensa de él. “No creo que me salude. Nos podemos tirar dos o tres botellas de agua a la cabeza, pero saludar... no creo”, decía en Canal Sur.

“Su relación conmigo nunca fue buena. Empezó a darme una detras de otra. En los partidos que venía el seleccionador Luis Aragonés, no me ponía. Todo esto se lo dije a él. Le dije que pensaba que él había querido fastidiarme desde que llegó. Pero lo más sorprendente es que me lo reconoció y se quedó sin argumentos", contaba Joaquín.

“Koeman no hablaba con los jugadores. Lo que hacía era mandar a Bakero. Ya me gustaría a mí ser la mitad de listo que él, habiéndose llevado siete millones de euros en cinco meses. Y, encima, no ha tenido la poca vergüenza de despedirse del vestuario. Además, habla ahora, en lugar de decir las cosas a la cara. No ha entregado ni el coche que le dio el club. No nos ha mandado a Segunda porque la Liga no era más larga. Ha demostrado ser mal entrenador... y de buena persona tiene poco” contaba cuando sucedió todo.

Era un desastre, según Joaquín: “Los últimos partidos quería imponer un sistema que no... Que no tiene cojones ni de explicarlo. Así es complicado que el futbolista haga lo que tú quieras. Pero es que no tiene cojones ni para eso. Había veces que teníamos que explicar nosotros en la pizarra cómo debíamos jugar. Nosotros mismos teníamos que levantarnos y dibujar en la pizarra nuestros fallos. De lo único que se preocupaba era de tener cinco o siete botellas de vino en la cena. Vamos, que se acostaba calentito”

En el Larguero Joaquín además habló del VAR: Creo que el VAR no nos están favoreciendo en nada, ni para los árbitros. Prefiero que se equivoque la persona, el árbitro que la máquina. Es mi humilde opinión y lo digo por el bien del fútbol, no porque nos hayan perjudicado o beneficiado. Confío en el VAR pero jugamos muy condicionados. No nos sentimos libres con el VAR. Así es imposible jugar!”, añadió.

No piensa en la retirada: Me daría mucha pena retirarme así, indudablemente. En mis últimos años he disfrutado mucho y me lo han demostrado en todos los campos y más en el Benito Villamarín, y no poder retirarme con mi afición es triste. Ahora mismo me veo con fuerzas para continuar un año más".