Vuelta a España. Así es la contrarreloj con final en el Mirador de Ézaro

La subida final, de sólo 1,5 kilómetros puede forzar un cambio de bicicleta. Carapaz defiende el maillot rojo con diez segundos de ventaja sobre Roglic

Richard Carapaz, en su llegada al AngliruKiko HuescaEFE

La única contrarreloj de la Vuelta no es una contrarreloj tradicional. La etapa 13, Muros-Mirador de Ézaro. Dumbría (33,7 kilómetros) termina en un pequeño puerto de sólo 1,5 kilómetros pero de gran dureza. Es un puerto de tercera, más por su longitud que por su dureza, que llega al 14,8 por ciento.

Las rampas que conducen al Mirador son lo suficientemente duras como para que esté previsto un cambio de bicicleta.

“Una crono llena de incógnitas”, escribe Fernando Escartín en el libro de ruta. “Será una etapa para especialistas en un terreno llano, que discurrirá a orillas del mar, con viento previsiblemente de cara. Los contrarrelojistas partirán con una gran ventaja respecto a los escaladores. La subida final al Mirador de Ézaro (1,5 kilómetros) podría favorecer el cambio de bicicleta: de contrarreloj a carretera”, añade el director técnico de la Vuelta.

Richard Carapaz defiende el maillot rojo, aunque la etapa parece mucho más favorable para Primoz Roglic, que parte sólo con diez segundos de desventaja.

Clasificaciones

General (Maillot Carrefour). Richard Carapaz (Ineos)

Puntos (Maillot Skoda). Primoz Roglic (Jumbo Visma)

Montaña (Maillot Loterías y apuestas y del Estado). Guillaume Martin (Cofidis)

Mejor Joven (Maillot Fenie Energía). Enric Mas (Movistar)

Mejor Equipo. (Premio Correos). Movistar Team

Combatividad. (Premio Continental). Guillaume Martin (Cofidis)