Hincha del Independiente y loco de las motos: así es Lepodoldo Luque, el médico de Maradona

Desde hace cuatro años no solo es su doctor, es su amigo y cara visible en los momentos difíciles. Asume que su reto es casi como “salvar a Dios”.

Leopoldo Luque, junto a MaradonaInstagramLa Razon

En estos días difíciles y de incertidumbre por la salud del “Pelusa”, “la cara” de Diego Maradona es Leopoldo Luque, quien se encarga diariamente de hacer públicos los partes médicos del astro en medio de una gran expectación y vitoreado como si de otro crack se tratara. Pero, ¿quién es Lepoldo Luque?

El médico personal de Maradona y el encargado de su intervención quirúrgica, es un reconocido neurocirujano, especialista en cirugía cerebral y en de columna. Junto al doctor Ariel Sainz y el doctor Santiago Erice, dirige la clínica Columna Baires, especializada también en patologías cerebrales, de columna y tratamiento del dolor.

Luque lleva cuatro años de estrecha relación con el exfutbolista, por lo que se ha convertido en su médico personal y su persona de confianza.

Se formó en la Universidad de Buenos Aires y es miembro de la Asociación Argentina de Neurocirugía y de la North American Spine Society. Cristian Fuster, el cirujano que operó en 2013 a Cristina Fernández de Kirchner de una lesión similar a la de Maradona, lo definió como uno de los mejores del país en su especialidad. Trabajó seis años en la Fundación Barceló y desde 2017 en el Hospital Alemán y en El Cruce, hasta convertirse en 2019 en uno de los directores de Columna Baires.

Artífice de un milagro

Se dice que fue él el que ideó el plan “Maradona fitness”, con el que Diego logró bajar 11 kilos durante una etapa de la cuarentena. La prioridad fue que no tomara alcohol para combatir el acecho constante de la balanza y, hasta en algún momento, fue capaz de patear una pelota de fútbol gracias a sus progresos. Ahora también ha sido él el encargado de recomendar que el astro argentino siga ingresado para someterse a un tratamiento de desintoxicación de su adicción al alcohol.

La primera vez que se encontraron fue en 2016 y, según cuenta el propio doctor, hablaron mucho más de fútbol que de cuestiones sanitarias, Maradona dio luz verde para que Luque se pusiera al frente de su recuperación.

Durante estos cuatro años el neurocirujano tenía como misión principal ocuparse de mejorar la motricidad del Diez, acosado por los dolores en las rodillas y los tobillos. Pero el vínculo se tornó mucho más cercano desde que Diego se asentó finalmente en su país.

Como parte del plan, el 24 de julio de 2019 el campeón del mundo en México 86 se sometió en la Clínica Olivos a una intervención en su rodilla derecha en la que le colocaron una prótesis para aliviar el dolor que sufre desde hace tiempo debido a una sinovitis aguda y artrosis. Esta operación fue la que le permitió reaparecer como técnico del Gimnasia.

Un motero que adora el fútbol

Luque nació en Lanús y vive en Adrogué con su esposa Romina y sus dos hijos. Es homónimo del exdelantero campeón del mundo en 1978, pero su relación con el fútbol se limita al ámbito amateur. Hincha del Independiente asegura que el manejo del balón no se le da del todo mal: “Soy mediocampista, raspo cuando hay que raspar. Y a la hora de mover la pelota, lo hago bien”. Una opinión que no comparte Maradona, que se burlaba de él cundo peloteaban para acelerar la recuperación del Pelusa. "Tenés los pies redondos, sos horrible. Es una falta de respeto; no a mí, a la pelota, pedile perdón', solía decirle en broma Maradona.

También es un amante de las motos, algo que puede verse incluso en su “look” (las cazadoras moteras son su prenda fetiche) y es habitual verlo llegar o salir del hospital sobre las dos ruedas.

Maradona no ha dudado en mostrar su cariño y su agradecimiento a Luque en redes sociales: “Muchas gracias a mi médico, el @Doctor.Luque, por cuidarme siempre, como si fuésemos de la familia”. Ahora Luque tiene en sus manos la difícil tarea sacar adelante a todo un dios para los argentino.